macarena cuevas joia magazine entrevista

[]

Macarena Cuevas: el objeto encontrado y el vacío en la forma

Macarena Cuevas (Santiago de Chile, 1994) cuenta que puede ver en sus propios mecanismos infantiles de supervivencia, un impulso creativo. Éstos consistían en ejercicios de disociación que demandaban creatividad para accionarse y daban paso a un torrente de juegos y montajes donde ya se divertía descomponiendo su entorno: “De pequeña tenía un juego que marcó un hito para mí: caminar con un espejo en el mentón, perpendicular a mi cuello y recorrer la casa mirando a través del espejo: ‘caminando por el techo’. Eso suponía una distorsión perceptual de la mirada y el cuerpo. Tengo ese recuerdo muy vívido y, por eso, comencé haciendo ejercicios e instalaciones con espejos, luego en acero y metales”. Luego veremos como este proceso también le abrió “diferentes vías de trabajo e investigaciones materiales”.

Después de un año de estudiar arquitectura, Macarena decidió cambiarse a arte. A pesar de su experiencia pictórica de infancia, acompañando a su abuela a clases de pintura e incursionando también en el dibujo, encontró su campo de juego en un medio diferente. “El último año me cambié a escultura, a un taller que tenía un enfoque experimental, y reflexivo. Ahí empecé con ejercicios de apropiación de objetos y lugares, pero fue más bien al final, ya terminando la carrera, que empecé a encontrar indicios de lo que realmente me interesaba y tenía que ver precisamente con recuerdos y experiencias de infancia.

macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista

“De pequeña tenía un juego que marcó un hito para mí: caminar con un espejo en el mentón, perpendicular a mi cuello y recorrer la casa mirando a través del espejo: ‘caminando por el techo’”

macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista

De esas experimentaciones iniciales, sumadas a la etapa formativa, surgen sus piezas escultóricas metálicas y espejadas de hoy, las cuales construyen un juego constante con la percepción de volúmenes enigmáticos y objetos que reflejan su entorno. Siguiendo con el elemento lúdico con raíces en su etapa infantil, este ejercicio reflexiona en torno a las imágenes duplicadas que Macarena conceptualiza en su libro de tesis “Manifestaciones del espacio”. En este texto, la artista ahonda en el extrañamiento e irrealidad que la idea de espacio le provoca.

Como materia prima, Macarena recolecta objetos de desperdicio, fragmentos de un cuerpo anterior, o desfiguraciones de éstos, sobre los cuales aplica un proceso que borra definitivamente su contexto, difuso ya desde el momento del hallazgo. Si bien las señales de este contexto pueden ser imaginadas por el receptor de la obra, la artista apela a una autonomía de la narrativa de cada pieza. “Nunca me he sentido atraída por obras que están hechas a partir de un relato o un tema discursivo porque, para mí, eso cierra, inevitablemente, su significado. Me interesa la autonomía que propone el enfrentarte a una obra más abstracta u objetual”. 

macarena cuevas joia magazine entrevista

“Nunca me he sentido atraída por obras que están hechas a partir de un relato o un tema discursivo porque para mí eso cierra, inevitablemente, su significado”

macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista

Así, en equilibrio entre el enigma de un objeto y su devenir, la obra de Macarena articula intuiciones de algo más amplio que se desgrana de manera particular en cada par de ojos que la observen. En Arqueología para días futuros”, una muestra donde hay piezas colaborativas junto a la artista Valentina Maldonado, se integran las piezas de Macarena de manera física y digital, insinuando cada objeto como un hallazgo: los restos de una época que se manifiesta huérfana y dilatada, cuerpos banales y desechados, desplegados como piezas de museo.

Al recorrer éste y otros de sus trabajos, hay una idea fija que parece deambular, un manifiesto insistente a través de materiales homogéneos, mudos en su trama, que reflejan o esconden, a través de un contorno accidentado, lo que les rodea. Sin embargo, es el resultado de un proceso inverso: cada pieza materializa su propio intento de asimilar el entorno; es un arte que no expresa, sino que busca

macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista

La idea en las piezas de ‘Arqueología para días futuros’ era quitarle materia a la estructura de plumavit encontrado, sin que perdiera su volumen, y así ahorrar material a la hora de fundir. Es así como comienza a gestarse el gesto orgánico que luego remite a partes de arquitectura, como si fuesen piezas industriales de algo. Me interesa esa idea de fragmentos perdidos, suspendidos”. Desde la apertura total del discurso, hasta la vacuidad como punto de partida, hay, en esta colección, un cierto asombro que le es propio: “El vacío para mi es una potencia, es la posibilidad o el punto cero a cualquier cosa, es también una forma de configurar espacio, a distintas escalas, desde una pieza como tal, hasta su montaje”.

macarena cuevas joia magazine entrevista

“El vacío para mi es una potencia, es la posibilidad o el punto cero a cualquier cosa, es también una forma de configurar espacio”

Al explorar la biografía de cada pieza –objetos recogidos en estados diversos– nos enfrentamos a una problemática global urgente. “Actualmente me siento en sintonía con el concepto de ecología oscura desarrollado por Thimothy Morton que indica que, la mayoría de las soluciones propuestas para evitar el calentamiento global, forman parte de un nihilismo feliz, son soluciones a corto plazo que no enfrentan el conflicto real del problema ecológico, el cual reside en la conceptualización histórica de naturaleza a disposición del hombre, donde todo lo no humano, es una cosa, que por ende es inferior a lo humano”. 

Así, alejada de la idea de reciclaje, Macarena ataca directamente al objeto devaluado y nuestra vinculación con él, irresponsable y narcisa: el desecho impreso en el metal, se presenta como un hueso en la piedra fósil, que roba y modifica la imagen de quien lo observa.

macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista
macarena cuevas joia magazine entrevista

“El conflicto real del problema ecológico reside en la conceptualización histórica de naturaleza a disposición del hombre, donde todo lo no humano, es una cosa, que por ende es inferior a lo humano”

Aunque es amiga de lo digital, su obra reposa en los procesos que trastornan la forma, la textura y el peso. Macarena se sitúa en una especie de resistencia a la tiranía de la vista, democratizando todos los inputs que ofrece el cuerpo humano. “El hecho de relacionarme con personas que trabajan oficios me ha ayudado mucho a comprender los tiempos de cada material, que es lo contrario a la imagen digital donde todo pesa lo mismo. Es importante ser conscientes de esa homogeneización digital. De las mentiras de las imágenes, aunque yo también las use”

Recientemente reconocida con el Premio MAVI UC LarrainVial Arte Joven, Macarena reflexiona acerca del oficio escultórico: “Para mi es el empujón de energía y soporte necesarios en el escenario de precariedad en el que producimos los artistas en Chile y en el que equilibrar lo personal con la producción y economía que puede o no generar tu trabajo, no es una tarea sencilla. Esto también puede ser un beneficio porque te obliga a trabajar con lo que tienes y usar la creatividad. Sin embargo, no tendría por qué ser así de hostil”. Inmersa en colaboraciones, recolectando piezas de automóviles y preparándose para su muestra individual en el MAVI el año entrante, Macarena Cuevas persiste en el vacío y la búsqueda como manifiesto.

Puedes seguir a Macarena en @m.ccsss

Buscar