Cargando galería...
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles
Wolfgang Tillmans, lo importante está en los detalles

WT-itsnicethat-9

Siempre me han fascinado los fotógrafos que son capaces de captar un instante “mágico”, un detalle, momento o situación con un encanto especial que poca gente ve. Admiro esa capacidad porque son pocos profesionales los que la poseen. Wolfgang Tillmans es uno de ellos. Cada una de las más de 100 imágenes que se exponen actualmente y hasta el 24 de octubre en la Galería David Zwirner de Nueva York, enmarcan cosas que solo un ojo experto entrenado o de gran talento puede seleccionar de entre el resto de eventos que están sucediendo a su alrededor.

Tillmans no discrimina; esos instantes pueden sucederse en una escena cotidiana de cama, en la naturaleza, en un viaje a un destino exótico, mientras lava la ropa, en un concierto de música, en una manifestación… Él se encarga de retratarlos. El resultado es una serie de fotos con temáticas y sujetos muy distintos entre sí, desde una belleza muerta compuesta por los instrumentos de trabajo del fotógrafo (varios computadores en una mesa, cigarros, botellas vacías,…), hasta un paisaje nevado que dibuja bellas formas, pasando por el retrato de un ano en gran formato.

WT-itsnicethat-3

La exposición se convierte también en parte de la obra de arte, ya que cada fotografía es mostrada de una forma en el espacio: con tamaños distintos, como parte de un collage de varias imágenes más pequeñas, en alturas de la pared variadas pero no indiscriminadas, con marcos o vitrinas, en extrañas posiciones, etc. Todas esas características quieren decir algo acerca de la propia imagen, el espacio no se limita a ser un expositivo sino que toma protagonismo.

En la galería neoyorquina también podrás ver algunas de las instalaciones, experimentos fotográficos y videos más recientes del artista alemán, reivindicando, de nuevo, la autenticidad conceptual, irreverente en ocasiones, y sin artificios de cada imagen. Su gran talento le convirtió en el primer artista no inglés en ganar el premio Turner en el año 2000. Así que si tienes la suerte de estar cerca de la Gran Manzana este mes, échale un vistazo a sus fotos.