Cargando galería...
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02
Ward Roberts – Courts 02

ward-roberts-courts-02.32-4a3c0fda38dd733d2f236939daa6ade7

Desde que Ward Roberts apareciera en JOIA 25 han pasado ya varios años. Durante este tiempo el fotógrafo no ha dejado de crear imágenes de tonos pasteles como de sueño plácido, similares a las que Wes Anderson logró en Hotel Budapest. En Courts 01 Roberts rememoraba las canchas deportivas en las que jugaba en su infancia, parte de la cual vivió en Hong Kong. Sus viajes posteriores por las Bermudas, Hawaii, New York, Melbourne y también Hong kong, le llevaron a realizar una segunda parte de la serie, con el nombre, obviamente, de Courts 02.

ward-roberts-courts-02.6-95792c0e769bcbcd05a1d7781289612c
Estos no-espacios toman vida a través de la mirada de Roberts, a través de sus colores y de la composición de cada plano, y evocan la infancia de todos y cada uno de nosotros. La familiaridad de las canchas es un primer punto de encuentro de los jóvenes y no tan jóvenes, con su trabajo, cosa que explica parte de su éxito en las redes sociales. Pero los colores pastel son también un recurso estético que conecta rápidamente con el espectador y le hace sentir confortable con lo que ve. Esto igual a más éxito que le llevaron incluso a editar un libro de sus imágenes de ambas series, Courts 01 y Courts 02.

sam-9771ecf9211269566dbb1eccd0791da8
Para redondear, el buen gusto de Roberts sobresale en otros de sus trabajos más recientes, como “Cartography”. En esta serie de 8 retratos explora el “yo”, nuestra parte más narcisista, a través de la superposición de capas de color encima de cada modelo, haciéndolo casi invisible en favor del recurso formal. En otra de sus series, con el nombre “O”, muestra retratos de hombres y mujeres en un fondo de colores suaves, a la luz del atardecer, consiguiendo efectos de luz espectaculares.