Volvo ha lanzado dos cortometrajes bajo su plataforma de marca, con una mirada muy humana para contar historias antropocéntricas como parte de su patrocinio de Sky Atlantic. Una dirección poco habitual para una marca de autos que produce un muy buen trabajo audiovisual.

El primer corto es una historia llena de esfuerzo e inventiva propia. ‘Nemo’s Garden’ se centra en un padre y un hijo que han ideado una manera de cultivar en el fondo marino como una solución a la falta de tierras de cultivo viables. Dotado con imágenes pintorescas del océano y el campo italiano, la película muestra la extraña ambición de la familia de cultivar albahaca bajo el agua.

La segunda pieza cuenta una historia un poco más triste y habla de la superación ante la adversidad. Titulado ‘Music of the Mind’, sigue a la joven violinista Rosie, que se queda sin la capacidad de tocar su instrumento después de que un accidente la deja casi totalmente paralizada. Vemos que la tecnología desarrollada por el profesor Eduardo Miranda permite a una computadora leer sus patrones cerebrales que son estimulados cuando compone música, reabriendo así las puertas a la vida orquestal de Rosie.