Graffiti | Por hace 1 mes.

A estas alturas Nelson Rivas, a.k.a. Cekis, no necesita presentación. Después de más de una década viviendo en Nueva York, este artista chileno que partió en los 90s pintando graffitis en las calles de Santiago, ya es conocido internacionalmente por sus murales en las calles y pinturas en galerías de arte de todo el mundo. Hace poco estuvo en la capital de nuestro país de regreso para hacer su aportación en un circuito artístico con obras de diversos artistas urbanos que se está desarrollando en Franklin, concretamente en el Persa Bío Bío. El responsable de este proyecto, Sebastián Cuevas le pidió a Cekis que pintara el techo del galpón de Victor Manuel, donde se concentra la mayor parte de la venta de antigüedades, y quisimos hablar con el artista acerca de su obra y sus proyectos.

Hace 6 años que te entrevistamos en JOIA Magazine. ¿Qué cambió desde entonces en tu vida y en tu trabajo? ¿Sigues viviendo en Estados Unidos? ¿En qué proyectos estás metido ahora?

Muchos, fui padre de una niña hermosa que ahora tiene 5 añitos que me ha dado mucho y cambió mi vida. Mi trabajo ha evolucionado estéticamente y he seguido desarrollándome como pintor. Comencé a viajar por trabajo y he participado en diferentes proyectos en Nueva York, Francia, Tunisia, Santiago y Brasil. Sigo radicado en Brooklyn, pero en este momento trabajo más en mi taller porque es invierno y, por el frío, no se suelen pintar los muros. Hago serigrafía, pinto y también preparo nuevos proyectos murales de cara a la primavera. Estoy preparando un proyecto mural en Fort Lauderdale en Florida que empiezo este mes, después vuelvo a NY para pintar un par de murales acá y de ahí se vienen un par de viajes más.


¿Cómo surgió la posibilidad de pintar la azotea del persa Victor Manuel?

Fue una invitación del mismo Persa Victor Manuel y del arquitecto a cargo del proyecto, Sebastián Cuevas. Me pidieron que interviniera algún muro o espacio del persa ya que estaban empezando a agregarle un valor cultural ligado a las Artes Visuales.

Cuéntanos sobre lo qué pintaste, ¿qué concepto hay detrás y cómo fue esa experiencia? ¿Qué feedback recibiste al respecto?

Primero iba a pintar un galpón entero por dentro pero después los responsables del proyecto decidieron pintar uno de los techos que tiene un potencial enorme como mirador, para apreciar Santiago desde otro punto de vista. Nunca antes había pintado sobre un techo, así que fue un gran desafío para mi al mismo tiempo que algo muy positivo.


El mural es parte de una serie de pinturas que he venido desarrollando en los últimos 6 años y que están relacionadas al tema de los bordes y separaciones que existen en nuestro dia a día. Para este proyecto específico quise relacionar el pasado de la historia del lugar: antes este espacio era la Curtiembre al lado del Matadero de Santiago y, a la vez, límite Sur de la ciudad a principios del siglo XX. El nombre de esta obra “Borde Sur” viene de esto mismo, y también relaciona ideas del presente de Chile y la inmigración que esta transformando el país. Las rejas son un elemento principal en mi obra y simbolizan estas fronteras que existen, se cruzan e interlazan creando una composición mas cercana a lo abstracto, que podría tener una connotación un poco triste, pero el color se encarga de hacer el concepto más amigable intentando traer felicidad a la dura realidad de emigrar a otro lugar.

Tu mural forma parte de una serie de murales de diversos artistas, como Basko Vazko, quien pintó el techo del persa por el interior, ¿qué significa para ti personalmente este proyecto?

Para mi es super importante haber pintado en el Persa Victor Manuel, ya que tengo una historia propia con el lugar desde principios de los años 90s y durante esa década. Para mí es como volver a un lugar donde te sientes como en casa y más encima te valoran hasta el punto de querer que seas, de alguna manera, parte de ella.


Empezaste en el mundo del grafitti pero ahora te defines más como pintor o muralista. ¿En qué se diferencian estas disciplinas según tu criterio?

El graffiti es el punto de partida de mi obra y es como yo descubro quien quiero ser. Esta disciplina tiene sus propias leyes y códigos, posee un carácter más “artesanal” que requiere aprender técnicas y maneras de hacerlo para convivir con otros grafiteros. Estos conocimientos se traspasan de generación en generación. En cambio la pintura o el mural, ya sea público o esté expuesto en una galería o museo, tiene como objetivo expresar una idea desarrollando una técnica. Ambas modalidades creativas, graffiti y pintura o mural, se diferencian en muchas cosas pero también comparten otras como las ganas de querer salir a la calle y hacer algo para que lo vea cualquier transeúnte e impacte en su día a día.

Después de tantos años en esto, ¿te queda algún lugar en el que te gustaría pintar y aún no lo has hecho?

No tengo un lugar específico, solo quiero poder seguir haciéndolo, trabajando con gente que valore lo que hago y viajando.

El vídeo de su mural en el techo del Persa Victor Manuel, dirigido por Felipe Cifras S., con montaje de Magdalena Vial y Felipe Cifra S., música de Geoslide, producción de Sebastián Cuevas, Felipe Cifra S. y Gabriel Cabritta y drone operado por Gabriel Cabrita.