Cargando galería...
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts
Stars That Paint, de Ward Roberts

En JOIA 50 aparecía la serie Flotsam de Ward Roberts, imágenes de las playas de los suburbios de Nueva York, en las que los tonos pastel le quitan decadencia a un paisaje de grúas y redes metálicas. Hoy nos muestra su nuevo trabajo, “Stars That Paint”, realizado entre el 2015 y el 2018, formado por diversas imágenes de corazones suspendidos en un espacio vacío. Aquello de lo que todos hablan en las canciones de amor, ese órgano de tu cuerpo al que haces referencia cuando algo te ha dolido más allá de lo físico, deja de ser una metáfora y se convierte en una imagen real, en algo físico y palpable.


Viendo estos órganos lo máximo que podrás deducir sobre su procedencia es si son de un animal más o menos grande, o si es humano, pero no podrás averiguar la especie exacta, el género, el color de su piel, la clase social u otras características que sí que condicionan a la gente cuando el corazón está en el interior de un cuerpo. Todos dependemos de la misma forma de este órgano que bombea sangre al resto de nuestro cuerpo, el corazón nos iguala, no entiende de diferencias.


Por otro lado, el corazón como órgano es importante para Ward ya que fue diagnosticado de una enfermedad en el corazón él mismo. Stars That Paint surge de una colaboración poética con Fionn Regan, de Bon Iver.