Cargando galería...
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”
Rodrigo Ramos retrata la vulnerabilidad masculina en “Ex corde”

Rodrigo-Ramos-3
Rodrigo Ramos se siente atraído por mostrar el concepto de corporeidad en sus imágenes, cosa que llevó a un ring de boxeo. Finalmente este fotógrafo mexicano terminó dándole un giro a la serie resultante para mostrar, en cada retrato, la vulnerabilidad masculina, la fragilidad de los cuerpos y el dolor que estos padecen al ser golpeados.

“Inspirado en la imagen pictórica del mártir San Sebastián, Ex Corde (locución latina que significa ‘de todo corazón’ intenta ser una valoración de la experiencia humana”. Así termina de definir la serie Ramos, con la que fue seleccionado en el Segundo Concurso de Fotografía Contemporánea de México, así como elegido finalista en la XVI Bienal de Fotografía 2014.

La inspiración religiosa de las imágenes destaca en los cuerpos que sufren y sangran, que se exponen y se ponen a prueba, despojándose de la parte humanizada para ir a las raíces de la civilización en lucha constante. Ramos muestra un gran respeto por la disciplina del boxeo y la venera en cierto modo a través del embellecimiento de cada sujeto.

El trabajo de claroscuro a través de la luz y la sombra en cada imagen simboliza la lucha entre el bien y el mal, y esculpe los cuerpos que empiezan a asemejarse más a una pintura.