Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Seguro la música que escuchas cuando viajas, no es la misma que escuchas cuando sales a correr o cuando estás estudiando y eso es porque -tal vez inconscientemente- tienes clara la influencia que las ondas sonoras tienen en ti a nivel cognitivo, pues bien, algo así -entre otras cosas- es de lo que se trata la Musicoterapia. Rítmia se dedica a la búsqueda del bienestar de sus clientes y a tratar problemas a través del sentido del oído. “Dinámicas con ritmo” se lee en alguna aplicación del branding, una buena manera de explicar ligeramente y a fin de que se entienda, lo que Rítmia ofrece.Ritmo es el concepto sobre el cual desarrolló su trabajo el estudio español Atipus para dar forma a una marca tan sugerente. Este es un caso de esos en los que se corren riesgos, se apuesta y se gana (tal como en el caso de Sofia) creando piezas de muy buen gusto que hacen grande al cliente por su valentía y al diseñador por su exquisitez.Según leí en algunas reseñas, la identidad se basa en los ejercicios rítmicos utilizados en las sesiones de los terapeutas para provocar distintos estados de ánimo en el paciente; de tal modo que a partir de varias frecuencias de ritmo en forma de líneas, Atipus genera un juego de texturas que protagonizan e iluminan la identidad en sus distintas aplicaciones y son el contrapeso perfecto del logotipo y los textos que aparecen.El logotipo parte de una Avant Garde que ha sido intervenida para suavizar su forma, tipografía que tiene una gran coherencia geométrica con las texturas en su “compleja simpleza”. La tipografía secundaria, para el Claim y los datos, es una Caslon que busca apoyar una jerarquía en el conjunto, clara y atractiva.Para potenciar la representación de los estados de ánimo y su variabilidad en las texturas, se aplica una gama de colores primarios y que combinados van matizando y realzando el movimiento. En definitiva, un trabajo de mucha delicadeza y que sin muchas pretensiones hacen del resultado en la marca un “todo” sólido y a la altura de los tiempos que pasan.