Cargando galería...
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos
Restaurante Hueso – Comida gourmet entre más de 10.000 huesos

54999302e58ece87460000cb_hueso-restaurant-cadena-asociados-_hueso_63-1000x616

Probablemente, para la mayoría, la idea de hacer un restaurante en donde la decoración esté formada por más de 10.000 huesos sea una locura. Para Alfonso Cadena, chef, y para su hermano Ignacio, quizás haya sido la mejor idea que jamás se les pasó por la cabeza.
Sobre un edificio modernista de la ciudad de Guadalajara (México) se llevó a cabo la obra del restaurante más “tenebrosamente hermoso” del mundo. Todas sus paredes interiores están “decoradas” por huesos de animales, cuchillos y otras herramientas habituales en la cocina, pintados estrictamente de blanco. La mezcla perfecta de la madera junto a las paredes blancas y los bocetos de dibujos científicos ordenados por las habitaciones, hacen del lugar una maravillosa instalación artística, más que una construcción fría y sin vida, como podría esperarse después de leer el título de la publicación.

La fachada del edificio se encuentra revestida por azulejos de céramica, blancos por supuesto, hechos a mano por el ceramista mexicano José Noé Suro.
El restaurante apenas lleva abierto cuatro meses pero, gracias a su majestuosa infraestructura y a su cocina, ya es conocido mundialmente. Prueba de ello son las numerosas publicaciones que blogs y revistas especializadas han dedicado al proyecto que Alfonso e Ignacio han creado en el barrio de Lafayette de Guadalajara.

Para más información sobre el restaurante y el proyecto completo, puedes visitar Archdaily. Las imágenes son cortesía de Jaime Navarro.