Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Sólo con diferentes colores de bolígrafos (de esos que en el colegio llamábamos “lápiz tinta”) Samuel Silva da forma a impresionantes retratos de caras humanas y animales. Abogado de profesión, este portugués de 29 años asegura que su trabajo artístico no pasa de ser un hobby.

8 lápices distintos y 30 horas de trabajo le toma en promedio completar una de sus creaciones. Resulta casi inimaginable la suavidad con la que debe mover el bolígrafo para conseguir los diferentes tonos y texturas que luce en cada obra.

Puedes ver mucho más del arte de Samuel Silva, que también incluye paisajes y seres ficticios, haciendo click aquí.