Radim Malinic

Varios | Por hace 4 años.
Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

RADIM MALINIC
Texto: Juan Pablo Colin

“Hay una línea tenue que separa al diseñador del ilustrador hoy en día”

“Los buenos diseñadores producen diseños que funcionan bien. Los grandes hacen que te sientas emocionado e inspirado cuando ves su trabajo”

“Si algún día hago un libro que pueda superar la prueba del tiempo, seré un hombre feliz”



La atención al detalle es evidente; la sensibilidad, obvia. Pareciera además que Radim Malinic (República Checa, 1978), toma de la mano a la vanguardia para apurar su paso y dejar atrás los límites que intentan demarcar el diseño, la ilustración y el arte.

Si observamos su historia, su rutina y su obra, podemos concluir que la perseverancia y el trabajo duro (y una dosis recargada de talento, por supuesto) son las claves para alcanzar las grandes esferas de la industria gráfica. Algunos lo llamarían monomanía; él prefiere llamarlo pasión.
Hasta hace no mucho, este diseñador, ilustrador y director de arte autodidacta exprimía cada segundo de su existencia para tomar control del proceso creativo y alcanzar la tan anhelada innovación. 24 horas al día, 7 días a la semana.

La obsesión partió con la letra, luego la imagen, luego la composición. Del diseño a la publicidad, al arte, al desarrollo de marcas, al lenguaje, a la gráfica, a Internet. Para Malinic, todo es susceptible de ser incorporado a su mesa de trabajo, de modo que la idea alcance un punto de saturación y reviente en una síntesis de colores explosivos.

Bajo el nombre de Brand Nu, sus historias se relatan a partir de formas vibrantes, elementos dibujados a mano, retoque fotográfico, texturas superpuestas. Hay algo de excitante en cada una de las piezas gráficas que este premiado diseñador ha desarrollado para la publicidad, la cartelería, las portadas de discos, los murales, las revistas y cuanto soporte exista para exhibir su particular visión contemporánea.



Háblame un poco de tus antecedentes, tus primeros pasos en el mundo del diseño…

Mi historia es algo diferente a la de otros diseñadores, ya que nunca estudié arte o diseño. Mis primeros pasos los di a los 15 años, cuando quedé fascinado por el trabajo creativo que vi en la agencia de publicidad de mi madre. Sin embargo, me dediqué a ser músico y DJ por muchos años antes de dar una vuelta completa para volver al diseño. Siempre me interesó ese mundo y fue mi curiosidad la que me condujo al sitio que ocupo hoy. Quise saber cómo se hacía todo y no paré hasta conseguir ese objetivo. Todo lo que aprendí fue a partir de la observación, tomando notas sobre grandes trabajos…

En la primavera del 2000 me mudé a Inglaterra y comencé mi carrera en un lugar siempre vibrante, repleto de diseños increíbles en todas partes.

?Qué aspecto del diseño fue lo que te fascinó tanto?

Al principio fueron las tipografías. Me transformé en un maniático de las letras, buscando fuentes donde pudiera, intentando entender cómo un trabajo así puede evocar mensajes complejos a través de formas simples. Luego me convertí en diseñador gráfico, desarrollé una pasión ilimitada por ideas nuevas, y eso me condujo hacia la ilustración y a traspasar los límites de lo que ya conocía.

?Qué tipo de influencias recibiste en esos momentos?

Provenían de diferentes direcciones, incluyendo el diseño de moda, las bellas artes, la cultura popular y mucho más…

?Fue allí que desarrollaste el estilo que hoy te caracteriza?

El estilo está en constante evolución. Soy una persona feliz que disfruta de lo positivo y espero que mi trabajo muestre justamente eso. Nunca planifiqué tener un estilo así. Mi base está en el diseño gráfico, y la ilustración solo surgió cuando quise hacer más con mi trabajo. Quise desarrollar imágenes más interesantes, por lo tanto, tuve que crearlas. La fascinación por colores fuertes siempre estuvo ahí… simplemente mezclé todo.

Hay una parte de ti que es diseñador, otra ilustrador y otra director de arte… ?Cuál es la diferencia entre esos roles?

Creo que estoy atrapado en esos tres perfiles porque son los más apropiados para describir lo que hago día a día. En casi todos mis proyectos debo desarrollar soluciones. No hay instrucciones o líneas predefinidas, sólo una indicación de cómo tiene que ser el resultado. Dirijo artísticamente mis proyectos según alguna estrategia, tomando decisiones importantes que aseguren que la pieza final va a ser apreciada por el cliente, pero que también será innovadora.

Hay una línea tenue que separa al diseñador del ilustrador hoy en día. Uso elementos dibujados a mano y luego trabajo en aplicaciones para la impresión y producción. Muchas veces también hago algo de desarrollo de marca y estrategia…



?Qué tan difícil es convertirse en “alguien” en el mundo del diseño? ?Cómo lo lograste?

Puede sonar extraño, pero el primer paso para convertirse en alguien prominente es concentrase en el trabajo que tienes a mano. Yo nunca pensé que iba a ser conocido mundialmente por lo que hacía. Mi objetivo era disfrutar, hacer lo que me gustaba y ver qué podía salir de eso. He conocido a muchos diseñadores jóvenes que quieren trabajar en grandes proyectos y quieren fama internacional. Yo nunca tuve aspiraciones como esas. Mi carrera empezó trabajando para clubes nocturnos, revistas y editoriales, siempre asegurándome de subirlo todo a internet. Pasaron un par de años antes de que los grandes clientes empezaran a poner atención a mi trabajo, y el resto ya es historia. Siempre he sido honesto con mi trabajo; nunca he creído que sea más grande de lo que es.

?Qué diferencia a un buen diseñador de uno excepcional?

Los buenos diseñadores producen diseños que funcionan bien. Los grandes hacen que te sientas emocionado e inspirado cuando ves su trabajo.

?Sientes a veces miedo de perder “eso” que te hace ser creativo, vanguardista y valioso para la escena?

No me preocupa ni el mañana ni cuán diferente pueda llegar a ser. La creatividad como tal nunca puede perderse, ya que es solamente el modo en que nos reconectamos con nuestro deseo de descubrir algo que jamás hemos hecho.

?Cuál crees que es la clave para innovar?

Mi clave es siempre utilizar lo que tienes y no guardarse ninguna idea que pudiera usarse después. Uso todo lo que tengo en cada ocasión para desarrollar todo el potencial de ese trabajo hasta agotarlo. Esto significa que comienzo siempre desde cero, lo cual me obliga a pensar en conceptos totalmente nuevos. Este estilo me ha hecho ganar mucho respeto de parte de la industria, y es algo que siempre estará presente en mi trabajo. Es algo que instantáneamente te dirá “esto es Brand Nu”.

?De dónde obtienes las ideas que luego aplicas a una pieza?

Me interesa siempre intentar diferentes aproximaciones para alcanzar un resultado final. Cuando llego a un momento de bloqueo creativo, apago todo, salgo a caminar a algún parque o por las calles de Londres mientras escucho música en mi i-pod.
Sales a buscar inspiración…

No la busco, hago que ella me encuentre, que me golpee la nariz en el lugar menos esperado. Normalmente invierto unos pocos días en pensar ideas para un proyecto mientras estoy en el proceso final de otros. Cuando comienzo a trabajar una pieza nueva, el tiempo que tardo puede variar entre unas pocas horas, un día completo o hasta una semana, dependiendo de los cambios que el cliente le quiera hacer.

?Cómo sabes cuando una pieza está finalmente lista?

Nunca lo sabes… tienes que confiar en lo que sientes. El trabajo comercial generalmente tiene un esquema de objetivos que tienen que estar incluidos en la imagen o el diseño. La obra personal está basada en una idea que intento alcanzar. Nunca intento complicarme demasiado… de hecho, trato de simplificar todo para que el mensaje sea lo más claro posible.



?Hay alguna pieza que consideres la “mejor” de tu carrera?

Esta es siempre la pregunta más difícil, porque a mí siempre me gusta más la última obra en la que trabajé. Intento hacer una labor cada vez mejor, experimentando con lo nuevo e inexplorado, presionando constantemente para obtener resultados excitantes.

Estoy muy contento con los gráficos que hice para la botella Malibu, que terminé hace algunas semanas. Antes de eso, estaba muy orgulloso de las cuatro ilustraciones que realicé para la St. Lawrence College de Ontario, las cuales quedaron muy bien.

Si tuviera que elegir sólo un proyecto, diría que lo mejor ha sido Fellowship, el cual fue concebido como un proyecto caritativo que incorporó prosa de mi novia. Es una pieza realmente significativa.

?Cómo describirías la escena actual del diseño?

Creo que la irrupción de computadores y software baratos le han dado la posibilidad a la gente de experimentar y hacer trabajos que no hubieran podido realizar hace algunos años. Sin embargo, hay demasiada obra de calidad promedio que demuestra que solo las personas con ideas y talento son las que siempre brillan por sobre el resto.

Mucha gente “toma prestado” estilos y recicla ideas de quienes admiran, lo cual solo genera copias de lo que ya se ha hecho. Ellos no deberían tener miedo de entrar en lo inexplorado para crear cosas frescas e innovadoras.

?Cuáles son los aspectos positivos y negativos de trabajar freelance?

La parte buena es que te involucras más con todo el proyecto, ya que tienes más que decir al respecto y son tus ideas las que se incorporan a la pieza final. Hasta cierto punto, también puedes escoger tus horarios y decidir en qué momento del día comenzarás a trabajar. El lado aburrido del asunto es que tienes que preocuparte del aspecto financiero, perseguir clientes para cobrarles, hacer trabajo administrativo y básicamente ser el jefe del negocio. Después de todo, estás trabajando para ti mismo y la única persona que hace todo eres tú.

?Cómo eliges los clientes con los que quieres trabajar?

Me acerco a compañías, sellos discográficos o marcas cuando me gusta lo que hacen. También me aseguro de que potenciales clientes que provienen de diferentes industrias conozcan mi trabajo y me consideren para futuros proyectos. Si hay un desafío y si el plan suena emocionante, lo más probable es que acepte. He rechazado encargos de grandes marcas y súper presupuestos este año porque me encontraba en medio de algo más pequeño pero que realmente estaba disfrutando. Me siento honrado de que me consideren para trabajos de alto perfil, pero a veces no siento en ellos el nivel de libertad y diversión que necesito.

?En qué estás trabajando ahora mismo?

Acabo de terminar una gráfica para Malibu y también algunos proyectos de marca. No me limito a un solo estilo de trabajo o un solo estilo en lo que hago.

Mis próximos proyectos incluyen portadas para discos de 12 pulgadas, mi primer video clip animado, diseño de envases para productos, unas pocas ilustraciones para campañas de publicidad… No te puedo nombrar clientes específicos todavía, pero ponle ojo a mi página web porque ahí actualizo regularmente mis trabajos.

?Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Me tomó varios años separar mi vida laboral de mi tiempo libre. Solía trabajar muchas horas, 7 días a la semana, y no tenía tiempo para hacer nada más. Me gustaba lo que estaba haciendo, y la verdad es que no me importaba mucho no tener vida social por un tiempo. Por suerte, aprendí a recuperar mis fines de semana para pasar tiempo con mi novia y salir de la ciudad, lejos de mi taller, de los computadores y del propio trabajo.

Como vivo en Londres, siempre hay algo interesante que hacer. Ir a museos, galerías y conciertos en vivo son algunas de las cosas que hago para relajarme.



?A qué tipo de conciertos vas? ?Qué música te gusta?

Mi lista de i-tunes es muy diversa. Me gusta mucho la electrónica minimal, la música house… mucho drum ‘n’ bass y también jazz, funk, soul y rock. En un día normal puedo escuchar Mount Kimbie, London Elektricity, The Hives, Paul Weller, Blue Six, Slope, Martyn, Floating Points, Fink y mucho más. El mes pasado fui a algunas tocatas de Bonobo, Four Tet, The Chemical Brothers y luego Pearl Jam y Gomez.

?Te gusta el diseño de ropa?

En días normales uso camisetas, camisas y polerones Jack Wills, jeans Replay y zapatillas Adidas. Me gusta comprar ropa normal que esté bien diseñada, de marcas nuevas como Ugmonk.

He estado tomando notas para en un futuro pueda tener mi propia línea. Hace algunos años quería hacer grandes gráficas y diseñar camisetas, pero actualmente me inclino más por ideas simples. Será interesante cuando tenga tiempo para desarrollar todo esto.

?Y qué tipo de arte visual disfrutas?

Me gusta mucho el arte y diseño que se diferencia de lo que yo hago. El último libro que compré hace poco es el Pentagram Marks, que tiene 400 páginas de logos que son tan simples como eternos… Si algún día hago un libro que pueda superar la prueba del tiempo, seré un hombre feliz.