Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Han pasado décadas desde que la primera consola de Nintendo demostró que 8 bits son suficientes para graficar diversos personajes y lugares, hasta el punto de hacerlos fácilmente reconocibles sin necesidad de una mayor resolución.

El diseñador gráfico Eric Palmer, quien seguramente debe haber jugado a ese Nintendo, se basó exclusivamente en las posibilidades que dan los 8 bits para elaborar una serie de posters de películas famosas de distintas épocas. El resultado, teñido con un poco de humor, salta a la vista.