captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-13-04-20

Allen Iverson ha sido uno de los jugadores profesionales de baloncesto más carismáticos en la historia de la NBA. A pesar de ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, “The Answer” –como él mismo se bautizó– siempre ha estado cuestionado y criticado; su actitud y apariencia no caían bien en los sectores más elitistas del deporte. Allen se hizo grande sin grandes premios.

Iverson es claro referente del espíritu JOIA; confianza en uno mismo, amor por lo que se hace y convicción de que nuestras vidas son nuestras.

Al igual que A.I., nosotros nunca hemos recibido un reconocimiento público real. Jamás hemos sido campeones de nada. No tenemos copas, ni anillos de campeonato, pero nos mantenemos con el corazón hinchado de amor a la vida y a nuestro propio ser, que es lo único que realmente tenemos –y podemos perder– en este mundo.

captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-13-02-58

Nuestro protagonista en la portada de la JOIA 45 ha ido dibujando su propio camino en la vida. Jamás se ha rendido por no tener el (merecido) anillo de campeonato. Nunca se vino abajo cuando recibía todo tipo de críticas, a pesar de ser el máximo anotador de la liga. La inclusión en el Hall of Fame de la NBA, es el premio a sus 15 brillantes años en las canchas.

¿Por qué Allen Iverson en la portada de JOIA 45?
Porque siempre ha sido fiel a su estilo de juego. Siempre ha sido fiel a sus ideales. A su vida.
Siempre se ha mantenido real.

ai2