Peter Beste

Varios | Por hace 5 años.
Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

La Bestia Negra del Metal

Texto: Rodolfo García

“El espíritu pagano todavía se puede sentir con fuerza en Noruega, y el black metal es una de las formas en las que se expresa hoy en día”



Peter Beste es un fotógrafo neoyorquino de 32 años que se ha especializado, entre otras cosas, en graficar distintas corrientes musicales subterráneas. Este marzo estuvo en Madrid exponiendo su serie True Norwegian Black Metal y presentando el libro homónimo, que publicó tras siete años de constantes viajes para obtener fotos de los personajes de la potente escena black metal noruega, quizá la corriente musical y estética más importante del país.

El black metal es una institución en Noruega. El país escandinavo se ha vuelto famoso por derramar bandas de este estilo al mundo, algunas emblemáticas, como Gorgoroth y Mayhem. Éstas se nutren del espíritu pagano vikingo ancestral para darle vida a una subcultura que incluye cuerpos y rostros pintados, piercings, cruces invertidas y misas negras, en un culto desinhibido de lo oscuro. El punto álgido en la convivencia entre esta comunidad y la sociedad noruega empezó desde los inicios del movimiento en los años noventa, con quemas de más de cincuenta iglesias históricas, la profanación de más de diez mil tumbas y un par de asesinatos, aparte de torturas varias.
Mezcla de secta y fanatismo musical, además de un anticlericalismo profundo, el black metal noruego ha ido desde el culto satánico al crimen y la pose, en distintos niveles que conviven en paralelo. Si bien los asesinatos se remiten sólo a dos personas (uno integrante de Mayhem y el otro de Gorgoroth), el movimiento en su conjunto quedó con esa aura pesada que deja la muerte. Aunque la mayor parte de sus cultores nunca serían criminales, subyace una energía violenta en su música.

Peter Beste se embarcó durante años en un proyecto para retratar esta escena y desmitificarla. Dejar de lado el sensacionalismo y encontrar a las personas reales detrás de las suspicacias y prejuicios. Desde New York, la ciudad donde vive, este fotógrafo viajó cada vez que pudo a Escandinavia. Aquí, sus impresiones respecto a su trabajo, a los sujetos que conformaron su obra y a su manera de abordarla, además de hablar acerca de sus otros proyectos.

¿Cómo llegaste a interesarte en el black metal noruego?

Desde muy joven he estado interesado en distintas subculturas musicales como el heavy metal, el punk rock, el hip hop y otros. Más tarde, en mi adolescencia, descubrí el black metal noruego y al instante me sentí atraído por él en muchos niveles. Lo que más me interesó fue su conexión con la naturaleza y con la antigua mitología nórdica. Mientras estaba en la universidad se me ocurrió que la documentación de la escena black metalera de Noruega sería el proyecto fotográfico ideal, debido a su importancia cultural y al poder de las imágenes de esos artistas en aquel entorno exuberante y mágico. El año 2000 empecé a entrar en contacto con algunos de los músicos y, el 2002, hice mi primer viaje a Noruega, que duró seis semanas.

Vives y trabajas en Nueva York, ¿por qué Noruega?

Podría haber fotografiado el black metal en cualquier país, pero creo que la escena noruega es la más interesante y la históricamente más atractiva.

Es una escena dominante en Noruega…

Es la exportación musical más grande del país, y hay turismo masivo internacional basado ??en el black metal noruego.

¿Con qué bandas has trabajado?

Mayhem, Darkthrone, Enslaved, Immortal, Gorgoroth, Carpathian Forest, Dimmu Borgir, 1349, Aura Noir, Ildjarn, Windir y otras más.

¿Con qué otras escenas la música has estado involucrado?

Con muchas. Pero en cuanto a la fotografía, he documentado tres: el black metal noruego, “La Suciedad de Londres” (“London Grime”) y el mundo del rap de Houston, proyecto en el que me encuentro trabajando hoy en día, además de otro proyecto acerca de la cultura OVNI.

Misas negras y asesinatos



El asesinato de Øystein Aarseth, el año 1993, pudo haber sido más un asunto de lucha de poder que algo realmente relacionado con la oscuridad del black metal. Él había creado su propia tienda de discos, que se estaba convirtiendo en la más importante en el rubro del metal en Oslo, tenía su propio sello musical, y tenía bastante éxito con su banda Mayhem, la inauguradora del género. Con el tiempo, Aarseth se haría llamar Euronymus y fundaría el Inner Circle, un movimiento para garantizar la brutalidad de las nuevas bandas black metal del país; sus procedimientos incluían quemar iglesias, amenazas de muerte y golpizas, todo con el fin de volver al paganismo vikingo, considerado la era de oro. Varg Vikernes, de la banda Burzum, era el otro líder del Inner Circle, y tras una disputa acuchilló brutalmente a Aarseth. Ello remeció a la opinión pública noruega, y la policía empezó a investigar, descubriendo a los culpables de los incendios de los templos cristianos. Fue en medio de esta investigación que Faust, otro músico, confesó haber asesinado a un hombre sólo por impulso en las afueras de un estadio. A esto se suma el caso del vocalista de Gorgoroth, Gaahl, quien torturó a un par de hombres y bebió su sangre. Con todo esto, el black metal se convirtió en la bestia negra de Noruega. El mito ya estaba instalado.

¿Cuál es la relación entre el black metal y el crimen en Noruega?

Yo diría que el 99% de los black metaleros no son delincuentes y que la única conexión entre el black metal y la delincuencia fueron los incendios provocados en las iglesias y los asesinatos a principios de los 90s, casi todos con Varg Vikernes como responsable.

¿Son sus partidarios temidos por el resto de la población?

Para algunos tal vez, mientras que otros piensan que son sólo tontos, no una amenaza. Históricamente, la prensa noruega ha pintado los black metaleros como el mal supremo, algo así como los medios de comunicación de América presentan a Al-Qaeda. Esto es lo que creó un verdadero problema, porque muchos niños inmaduros quisieron copiar esa supuesta maldad, y adhirieron al black metal sin siquiera entenderlo.

¿Cuánto tiempo necesitaste para tomar las fotos para el libro?

Fotografié para el libro desde el 2001 hasta que salió, el 2008. Iba para allá cada vez que tenía tiempo y dinero extra. En suma, quince veces en siete años, llegando a un total de cerca de seis meses si lo sumamos todo de corrido. ¡Fue un proyecto muy caro!

¿Cómo fue el primer viaje a Noruega?

Primero entré en contacto con las bandas a través de Internet y poco a poco fui entablando relaciones. Cuando partí por primera vez no conocía a nadie en Noruega, pero ahorré dinero y me instalé allá por más de un mes. Con el tiempo fui haciendo más viajes y conociendo cada vez a más gente, y así las puertas se me fueron abriendo. Por lo general, los escandinavos no son del tipo de flor que más se abre, pero con el tiempo lo hicieron.

Parece una buena experiencia…

La experiencia fue increíble. No encuentro las palabras adecuadas para describirla. Esperemos que las fotos cuenten la historia.

Uno más en la tribu



Integrarse a la comunidad black metal no fue un proceso inmediato para Peter Beste. Como toda tribu, ésta posee sus propios códigos, secretos y recelos. No fue sino con honestidad y simpatía que el fotógrafo pudo adentrarse cada vez más en este universo oculto y reservado, hermético por esencia, sobre todo tras los episodios criminales y la desconfianza con la que lo ve el resto de la población noruega.

Durante tu estadía con los black metaleros, ¿te tocó vivir situaciones inusuales?

Claro que sí. Hubo muchas cosas impresionantes. Di paseos increíbles por la naturaleza con las personalidades más interesantes del black metal. En dos ocasiones pasé un tiempo en la cabaña de Gaahl, en las zonas rurales de Noruega (véase el documental True Norwegian Black Metal en VBS.tv para saber más sobre esto). Fotografié a Nattefrost cubierto por su propia mierda. Fui a Polonia con Gorgoroth para ver su legendario show Misa Negra en Cracovia, que consistía en 120 cabezas de ovejas decapitadas, dos niños y dos niñas desnudas colgando de unas cruces con capuchas en la cabeza y los cueros completamente bañados en sangre de vaca, todo de la mano del increíble show musical de Gorgoroth. ¡Las autoridades polacas confiscaron el video del show y no lo han soltado en casi cinco años! ¡Por suerte mis fotos lograron salvarse!

¿Eres un fan del black metal?

Me gusta algo de la música, pero no me acerco a ésta desde la perspectiva de un fan, sino más bien desde algo así como una antropología cultural. Si yo lo hubiera abordado como un fan, nunca hubiese logrado el acceso que tuve. No soy un “cabeza de metal”… se podría decir que me admitieron como a un intruso.

¿Qué tipo de perspectiva elegiste para trabajar el tema?

En general, me interesa fotografiar a la gente en su entorno personal. Yo uso una configuración sencilla, sin asistentes ni luces, y una pequeña cámara. El estado de ánimo, la atmósfera y la emoción son lo que busco.

A tu juicio, ¿qué distingue el black de los otros tipos de metal (death, doom, etc.)?

El black metal como una música fría, cruda y solitaria. En el death metal, en cambio, las voces tienden a ser más agudas. El tema del black es mucho más oscuro y la música más atmosférica que los desgloses groovy y con acción del doble bombo que aparecen en el death metal.

Círculo interior



El movimiento Inner Circle fundado por el malogrado Aarseth ha sido renegado tras los famosos decesos, pero sigue siendo una piedra angular del movimiento. Si bien Aarseth se inspiró en Venom y otras bandas para fundar el black metal, lo movía también una inspiración por la historia antigua de su país, un país que luego fue cristianizado brutalmente a través de las guerras. Es por eso que la mitología pagana fue considerada como el último bastión de un mundo ideal. Para recuperarlo, aparte de incendiar iglesias, la idea de Aarseth fue hacerlo con sacerdotes adentro, ardiendo en la hoguera.

¿Es la mitología vikinga realmente importante para los seguidores del black metal noruego?

Muchísimo. Por supuesto, los países escandinavos fueron paganos durante miles de años, hasta que los cristianos llegaron y los convirtieron a fuerza de espada y fuego. Esta fue la excusa dada para la quema de las iglesias cristianas. El espíritu pagano todavía se puede sentir con fuerza en Noruega, y el black metal es una de las formas en las que se expresa hoy en día.

¿Qué tipo de vida llevan los fans del black metal noruego?

Llevan un amplio espectro de vidas. Una cosa que puedo decir es que son mucho más educados que sus homólogos estadounidenses.

¿Cómo recibieron tu libro?

Les gustó. Sintieron que representaba bien al black metal, que era honesto, y que evitaba las urgencias sensacionalistas tipo tabloide.