Cargando galería...
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”
Para un buen diseño, “Better Email Braulio”

Captura de pantalla 2015-07-31 a la(s) 13.48.37

Me imagino a Braulio Amado como un tipo muy divertido, hiperactivo y con la cabeza siempre a 100 por hora, tal y como son sus diseños. Si los miras en general, podrían ser de personas distintas, pero todos llevan su inconfundible firma: técnica análoga y trabajo con las manos no con un computador, la tipografía como recurso formal y estético, el uso habitual de todo el ancho y alto del “lienzo”, un estilo patchwork que mezcla colores, texturas, formas, imágenes y estilos, y un ácido sentido del humor conceptual. Según afirma, todo ello es fruto de una lucha interna por encontrar el “estilo Braulio”, la cual abandonó a favor de su estabilidad mental. Ahora hace lo que quiere y se divierte en la revista Bloomberg Business Week y en otros proyectos paralelos.

growlersbig

Hace un par de años, este ilustrador y diseñador, emuló el video promocional del abogado más conocido de la serie Breaking Bad que mereció el correspondiente spin off más adelante, en una “super-producción” audiovisual que tienes-que-ver. A parte de estos pequeños sketches, su especialidad son los carteles de conciertos o el diseño de imagen de grupos musicales. Eso, según dice, le permite no estar sujeto a una marca, a brefings interminables, y a trabajar como a él le gusta, de forma espontánea en donde el producto final es efímero, pero exige animar al público a ir a un evento o a escuchar un disco.

Parece que este portugués afincado en Nueva York no sabe estar quieto y se compró un sampler para iniciarse en el mundo de la música, por pura curiosidad. Veamos que sale de eso también. Si es tan