Cargando galería...
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio
No te preocupes, es sólo una pintura de John Brosio

edge-of-town-13-910x430
En las pinturas del artista californiano John Brosio se mezcla lo cotidiano con lo apocalíptico de una forma muy “natural”. En sus escenas de la serie “Tornadoes” varias personas posan tranquilos delante de un tornado que se aproxima de forma amenazante, en otras unas gallinas mutantes picotean los tejados de una ciudad destrozándola a su paso, o algunos OVNI’s llegan a un campo donde pastan unas vacas inofensivas e impasibles.

Brosio trabajó en el famoso estudio Industrial Light and Magic de George Lucas, donde participó en el modelaje de la película Los Cazafantasmas y en Regreso al Futuro III, antes de dedicarse exclusivamente a la pintura. Su trabajo del color y el realismo de sus criaturas nos convierten en parte activa de cada imagen hasta el punto de asustarnos ante un cadáver devorado por dinosaurios con los intestinos esparcidos por el suelo.

large
Por el contrario, los personajes que están involucrados en la acción de cada obra muestran una asombrosa impasibilidad. Esto nos da una idea de nuestra apatía ante cualquier desgracia en el mundo; el planeta Tierra es amenazado por cosas mucho peores que un pulpo gigante, pero tampoco hacemos nada para remediarlo. Preferimos seguir con nuestra vida tranquila y hacer como si nada.