Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

A base de un finísimo manejo de las imágenes vectoriales, las capacidades de este uruguayo quedan de manifiesto en todos sus trabajos.

Artista por naturaleza y diseñador gráfico por formación, Martín Ansin se acercó al mundo del dibujo a través de un hobby infantil: leer cómics. Desde niño se sintió atraído por las historietas ilustradas, y rápidamente su gusto por apreciar viñetas desembocó en su pasión por crearlas él mismo.

Asegura que la ansiedad por llegar al resultado final lo lleva a trabajar directamente en el formato digital, por lo que no invierte mucho tiempo en hacer bosquejos en papel, y menos en usar modelos hechos con lápiz para escanearlos.

Otra cosa que llama la atención sobre Martín es que su fama ha traspasado fronteras, pero no su residencia. Montevideo lo vio nacer, crecer y seguir creciendo, y aunque ha visitado muchos lugares, nunca ha querido radicarse en otra parte que no sea Uruguay, donde valora la tranquilidad de un país que describe como “no muy caliente en verano, no muy frío en invierno, y con poca gente”.

La simpleza de la descripción que hace de su patria contrasta con el nivel de detalle de cada uno de sus trabajos, que tienen poco y nada que envidiarle a los grandes exponentes de la técnica que cultiva.