Cargando galería...
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando
Los niños de este campo de entrenamiento militar ucraniano deberían estar jugando

Screen Shot 2015-09-18 at 9.17.12 AM

El fotógrafo ucraniano Maxim Dondyuk (Ucrania, 1983) quiso fotografiar un campo de entrenamiento para jóvenes cosacos con edades comprendidas entre los 7 y los 16 años, y mostrar la rutina de ejercicios y técnicas que aprendían éstos en un contexto de conflicto militar y político. Durante su estancia en el campo la península de Crimea en la que se encontraba (una zona disputada por Rusia y Ucrania después de la disolución de la URSS) se estableció como la República de Crimea, incorporada a Rusia como sujeto federal. En definitiva, los jóvenes que se entrenaban en ese campo tuvieron que posicionarse, luchaban por Rusia o por Ucrania. Eso rompió la unidad del campo, ahora no se sabe si sigue en funcionamiento.

Dejando de lado el conflicto político y territorial de esa parte del este de Europa por la que no deberían entrenar a niños, hay una idea que Dondyuk quiere transmitir en sus imágenes. El talento documental del fotógrafo y su compromiso con la causa ucraniana debido a su origen, le llevó a querer retratar a esos “pequeños futuros asesinos”, pero afirma que posteriormente cambió de idea sobre lo que allí encontró.

Screen Shot 2015-09-18 at 9.17.26 AM

En un lugar privilegiado como es la fortaleza medieval de Eski-Kerman, rodeada de bosques montañosos, los jóvenes cosacos encontraban principios de unidad y disciplina, de compañerismo, de convivencia y de lucha, siempre dentro de la educación moral en la religión ortodoxa. El propio Dondyuk convivió durante semanas con los pequeños soldados y descubrió que no son solamente diseñados para matar y disparar (entrenan con armas reales), sino que los oficiales experimentados también les enseñan a amar a su país y les educan en la visión espiritual de la lucha por sus raíces.

Para entender la serie de fotografías de Dondyuk, The Crimea Sich, hay que entender el contexto del pueblo cosaco, una histórica formación social y militar que se estableció en el Cáucaso en el siglo X. Los niños crecen dentro de los valores militares, ya que los cosacos son conocidos por su destreza militar y la confianza en sí mismos. Y eso se supone que se enseña desde la cuna. Sea como sea, las caras de aburrimiento de los protagonistas de estas fotografías denotan que preferirían estar jugando, y que probablemente están ahí porque sus padres les fuerzan a ello.