Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

El francés Christophe Courtois hizo un compendio de posters de películas que evidencian una serie de clichés, los cuales, según Courtois, no sólo implican una repetición de imágenes y recursos estéticos, sino que también revelan qué se puede esperar de las películas que se sirven de esos clichés para promocionarse.

Por ejemplo, el recuento de arriba muestra una serie de siluetas que se recortan contra el mar. Esto anticipa que la película se trata de un drama, que alguien va a morir, y que el director intentará por todos los medios hacerte llorar. Aunque la simplificación es casi grosera, no deja de ser acertada.

Esta otra serie de posters está marcada por la aparición de una figura solitaria, de espaldas al espectador. No hace falta analizar mucho para deducir que la película se trata de un héroe con habilidades únicas, que hará todo el trabajo con un despliegue colosal de las mismas, y que al final relucirá el viejo plot “Malo intenta algo muy malo, sólo para ser detenido justo a tiempo por el bueno”.

Los posters con personas apoyadas espalda contra espalda buscan comunicar “esta es la pareja más dispareja, disparatada, loca y divertida del mundo”. Se usan para promocionar películas sin ningún riesgo en el guión, políticamente correctas, blandas, sin mucho contenido y rebosantes de chistes típicos que se siguen repitiendo año tras año.

¿Piernas de mujer, casi siempre con un hombre al medio? No esperes mayor creatividad que eso en el contenido de un filme que se sirve de uno de los clichés más clichés de todos en su poster. Y por muy prometedoras que se vean las piernas, no esperes ver a la mujer desnuda en algún momento de la película.

¿Un ojo que proyecta magia y fantasía, oscuridad demoníaca o locura asesina? La película está tratando de mostrarse mucho más profunda y artística de lo que realmente es. Salvo por el ejemplo de Requiem para un Sueño, creó que Courtois acierta de nuevo.

¿Hay que hacer un poster para una película o documental sobre naturaleza y vida salvaje? Perfecto. No olvides el fondo azul, la tipografía toda en mayúsculas y ojalá de color blanco, y si logras meterle una luna bien grande al medio, genial.

¿Quieres dejar en claro que tu película es “independiente”, carece de grandes efectos especiales y está hecha con más pasión que presupuesto? ¿Quieres postular a los premios del festival Sundance antes que a cualquier otro? El amarillo es lo tuyo.

 

Más ejemplos de estos clichés en el blog de Christophe Courtois.