Cargando galería...
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn
Los headbangers de Jacob Ehrbahn

headbangers-splash

Incluso si no eres metalero en absoluto sabrás que en los conciertos de heavy metal el baile más común consiste en agitar la cabeza y el torso arriba y abajo siguiendo el ritmo de la música o, simplemente, sintiendo el beat de forma frenética. El fotógrafo danés Jacob Ehrbahn, con varios premios World Press Photo y dos veces proclamado Fotógrafo del año en Dinamarca, también lo sabe y lo ha convertido en un arte en su serie fotográfica sobre estos “headbangers”. Los asistentes a los festivales europeos de metal Copenhell (en Dinamarca), Wacken Open Air (en Alemania) o Metaltown (en Suecia), se convirtieron en modelos espontáneos de las imágenes de Ehrbahn mientras movían sus cabezas de forma violenta.

El fotógrafo logra captar instantes que pasan desapercibidos al ojo humano colocando su objetivo en un ángulo contrapicado frente a estos bailarines desenfrenados y utilizando el flash de su cámara. Las facciones se retuercen y el cabello en el aire dibuja bellas formas que hacen pensar en los headbangers como fieles de una religión siendo exorcizados o en estado de trance místico. Y probablemente así lo viven ellos, como un estado trascendental en el que se dejan llevar por la música. Cada uno encuentra su credo donde quiere…

Screen Shot 2015-09-02 at 1.20.49 PM

Pero no pienses que cualquiera puede ser un headbanger. Hay que sentirlo, hay que llevarlo dentro, hay que ser un fan real de ese estilo de música como el propio fotógrafo, que fue a su primer concierto de heavy metal a los 13 años, cuando los Scorpions visitaron Copenhagen. El fotógrafo quiere plasmar la magia y la ferocidad que se desprende de un solo de guitarra o de batería, el universo que se crea alrededor de esta música. Según afirma el propio Ehrbahn, se enamoró instantáneamente de los headbangers, los cuales, a pesar de lo violento de su baile, cooperaron, interactuaron con su cámara y le dejaron fotografiarles amablemente sin problema e incluso tomaron unas cervezas con él.

Aunque los estilos musicales dentro del heavy metal han evolucionado y se han diversificado y ramificado de forma infinita (trash metal, death metal, melodic metal, black metal, folk metal, metalcore, etc.), la estética se mantiene pura y muy similar a como era hace 25 años. Ese estilo detenido en el tiempo fascina a Ehrbahn y le ha motivado suficiente para dedicarle una serie fotográfica publicada por Powerhouse Books. No debes perdértela.