Cargando galería...
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins
Los Cholombianos, por Amanda Watkins

150818141321_cholombianos_watkins_624x351_amandawatkins
Es posible que vieras, unos años atrás, imágenes que corrían por las redes sociales de esta tribu urbana tan peculiar, los Cholombianos. Sus integrantes son, básicamente, jóvenes mexicanos vinculados a Colombia a través de la cumbia, un estilo que se popularizó en algunas zonas de la capital durante los años 60, influenciados por el estilo de vestir de los “cholos” llegados de Estados Unidos.

La fotógrafa y diseñadora de moda Amanda Watkins fue a dar clase a Monterrey y quedó tan fascinada como tú y como yo por los peinados y el estilo de los Cholombianos, así que decidió fotografiarlos y estudiar sus costumbres y raíces durante más de 4 años. El resultado de estos estudios sociológicos los puedes ver en un libro llamado “Cholombianos”, y en una exposición en el Museo de la Ciudad de México hasta el 27 de agosto de este año.



Hay varios características que todo Cholombiano “respeta” dentro de esta subcultura: las zapatillas Converse de todos los colores con lazos formando distintos dibujos, gigantescos pantalones cortos que se convierten en largos, camisas o poleras XXXL de estilo hawaiano o con estampados basados en la Virgen de Guadalupe, colgantes de estilos diversos que incluyen escapularios con motivos religiosos, y peinados engominados de largas patillas combinados con pelados en la nuca en dibujos de formas muy originales. Además, en sus fiestas, todos llevan grandes carteles customizados con sus nombres en una tipografía propia del grupo.

Watkins destaca a los Cholombianos como una tribu rompedora estilísticamente dentro de una ciudad tan tradicional como Monterrey, y que le causó un gran impacto cuando llegó allí como extranjera desde Inglaterra. Desde entonces sus fotografías han aparecido en Dazed and Confused y Vice, entre otras publicaciones.