Cargando galería...
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society
Las obras efímeras de The Glue Society

the glue society

Varios escritores, directores y artistas forman parte de este grupo independiente de creativos fundado el 1998 con sede en Sídney y en Nueva York. A lo largo de sus casi 17 años de trayectoria sus integrantes han colaborado con las agencias y directores más importantes del mundo, ganándose un sitio destacado dentro del sector de la creatividad y acumulando premios y más premios en sus estanterías. ¿El secreto? Según uno de sus fundadores, Jonathan Kneebone, está en saber combinar arte y comercialidad en las proporciones indicadas dentro de un rango muy amplio de disciplinas; videos musicales, diseños, esculturas, comerciales para televisión, happening, etc. En todo ello, los miembros del colectivo The Glue Society logran sobresalir con obras que seguro llamarán tu atención.

Aunque Kneebone no lo cite, también es fundamental ser un equipo grande de gran talento con recursos con los que poder contar en caso de que surja un proyecto de más envergadura. Cuando cayeron en sus manos los comerciales de Bombay Saphire, Pimms, Nike, o HSBC pudieron asumirlos con todo el equipo, pero simultáneamente cualquiera de sus miembros han podido dedicarse a crear sus propias piezas de arte.

Glue-Society-Chair-ArchLR1

En este sentido, James Dive o Richard Mosse son dos de los artistas más destacados del colectivo, del cual han surgido obras como “Hot with the chance of a late storm” (una escultura gigante de un carrito de helados derretido), “It wasn’t supposed to end like this” (una excavadora que parece haberse cubierto a ella misma de arena), “I wish you hadn’t asked” (una casa en la que llovió durante más de un mes seguido), o “Sculpture by the sea” (un gran cubo en el que se metió un parque de atracciones entero). También fue este colectivo el que hizo un arcoíris de sillas de plástico en los Alpes Neozelandeses. ¿Alguna vez imaginaste algo así?

Las dimensiones de sus instalaciones las convierten en obras efímeras que no se pueden vender fácilmente, cosa que mantiene su “alma artística” más pura y la creatividad de los miembros de The Glue Society más despierta. ¡Y que sigan así!