Cargando galería...
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser
Las naturalezas muertas contemporáneas de Antonia Blaser


No sabemos mucho de Antonia Blaser, básicamente porque parece no haber demasiada información sobre ella en Internet. Pero sí que conocemos su trabajo: fotografías surrealistas que giran entorno a unos pocos topics: animales, plantas, él, ella, n/a y piedras. Cada imagen funciona como un bodegón conceptual contemporáneo con elementos que le acercan al neo-pop art del que hemos hablado en JOIA largo y tendido: trae a la actualidad las tendencias artísticas de las vanguardias del siglo XX, incorporando elementos populares del día a día de cualquier persona.




El elemento extraño de sus imágenes es que estos elementos con los que nos sentimos cercanos o encontramos familiares, construye composiciones inquietantes y extrañas, que te hacen entornar los ojos para asegurarte de lo que estás viendo. El resultado es un conjunto estético, con una combinación placentera de colores y formas, lo que nos resulta más incómodo es el concepto que se oculta tras esas tonalidades y elementos.