Cargando galería...
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy
Las instalaciones conceptuales de Fabian Bürgy

353a9e53690201.56091b5fda985

Las esculturas, instalaciones e imágenes digitales de este artista suizo conforman una exploración constante de objetos, eventos, materiales o elementos cotidianos colocados en espacios y situaciones poco habituales. De esta deslocalización surge el componente lúdico, a la vez que un tanto perturbador, que impregna las obras de Fabian Bürgy.

El resultado son instalaciones que basculan entre lo real y lo irreal y nos hacen mirar dos veces para dar crédito a lo que estamos viendo: carros de la compra que se inclinan y retuercen sus patas, vasos de plástico con peluca, una cuchara agujereada, un dispensador de fetos, humo flotante en una sala, etc.

258d9616945301.562b3910a8c88

Su experiencia en el mundo de la escultura, para luego derivarse hacia el diseño gráfico y los medios digitales, le convierte en un creativo muy completo siendo capaz de mezclar técnicas de ambos mundos a la perfección. El artista, que se define a sí mismo como “un maestro del engaño”, crea situaciones surrealistas en habitaciones blancas y da un nuevo significado a cosas que conocemos de sobras.

La familiaridad descontextualizada que experimenta el espectador transmite, a la vez, cierta nostalgia, dada también por las tonalidades utilizadas, que raramente incluyen colores fuera del negro, el blanco y la escala de grises. Las instalaciones minimalistas parecen azarosas por su simplicidad, pero son fruto de una cuidada planificación que busca el componente poético en lo conceptual, y la belleza en su estética.