Cargando galería...
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold
Las fotos callejeras de Daniel Arnold

tumblr_njli1sVFJm1qzedxpo1_1280

Este fotógrafo de 35 años se define a él mismo como un inútil en los negocios, pero consiguió ganar 15.000 dólares en un día vendiendo sus fotos de Instagram a 150 dólares cada una. La inspiración le llegó por hambre: “ya llevaba un mes comiendo tostadas para desayunar, almorzar y cenar”. Daniel recibió cientos de pedidos y se vio sobrepasado y sorprendido por sus propios seguidores, aunque no es de extrañar el éxito de su iniciativa considerando que el blog online Gawker le nombró el mejor fotógrafo de Instagram hace un par de años, después de que le cerraran su cuenta por mostrar mujeres en topless. El fenómeno fue viral y la reabrió con casi la misma cantidad de seguidores que tenía antes, incluso más.

Siguiendo la estela de los fotógrafos del documental Everybody Street, que presentamos en Joia hace dos ediciones, Daniel Arnold lo único que hace todo el día es pasear por Nueva York y sacar fotos de las personas o situaciones que le llaman la atención. Su actitud no es pasiva, en ocasiones se involucra en la acción y pone su cámara compacta Yashica T5 o su Contax G2 (siempre con flash) delante de la cara de los retratados para lograr una mejor imagen.

tumblr_ncvdb8p25l1qzedxpo1_1280

No siempre obtiene la mejor reacción de los “modelos”, pero es el único método que le sirve y, según él, no pretende molestar a nadie, todos ellos forman parte de un lugar que sin ellos no sería tan peculiar ni especial. Después sube sus mejores instantáneas a Tumblr o a Instagram y obtiene un rápido feedback de la gente.

Se nota que le gusta lo que hace y no le importa compartirlo, pero lo hace con pasión y dedicación, no busca el “like” fácil, ni huye de la polémica. Y se le da muy bien. Eso le ha llevado a ser invitado habitual en las galas exclusivas o en los backstage de grandes eventos como la Comic-Con. El resultado de su trabajo siempre es sorprendente y único, distinto a todos los puntos de vista que obtendrás de los objetivos de los fotógrafos comunes.