Cargando galería...
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim
Las esculturas pintadas de Peter Opheim

DSCN14212-filtered-2

Durante muchos años Peter Opheim pintó exclusivamente imágenes abstractas, pero a partir de 2011 empezó a explorar lo figurativo de una forma poco convencional. Opheim pinta lo que podrían ser figuritas de plasticina de colores hechas por un niño y construye sujetos de fantasía, en ocasiones similares a animales. Las figuras podrían asemejarse un poco al arte primitivo con un toque grotesco fruto de la imaginación de un esquizofrénico, entre lo infantil y lo siniestro.

DSCN11081-filtered
El proceso creativo de Opheim es bien curioso. Primero construye las figuras que va a pintar y luego las utiliza de modelo, con la luz que quiere y en la posición que necesite. El proceso se asemeja un poco a la idea de Magritte cuando tituló a una de sus pinturas “Esto no es una pipa”, ya que la imagen representaba una pipa pero, evidentemente, no lo era, era solamente la pintura de una pipa. Por eso al artista le gusta este juego, e incluso pinta lo que originalmente era un pequeña figurita en grandes lienzos.