Cargando galería...
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar
Las esculturas de Jason Briggs son difíciles de mirar

jason-briggs_08

Aunque viendo las esculturas de Jason Briggs vengan a nuestra mente muchas referencias directamente sexuales, este artista afirma que lo que le importa es plasmar lo sugerido desde una nueva perspectiva. La naturaleza del ser humano es táctil, el instinto primario de un niño es tocarlo todo, experimentarlo con sus manos, y por eso Briggs lo cubre todo de piel, de pelos, de órganos sin forma, de genitales. Parece que al artista le gusta jugar con esa pulsión de tocar y no poder (el arte no se toca, niños, norma básica de todos los museos), del deseo no realizado. Incluso en algún lugar de su biografía dice que es un romántico

Viendo las obras de porcelana de este habitante del Tenessee rural también pensamos en órganos mutilados, en ensoñaciones de contenido erótico que todos hemos tenido, en imágenes que no son reales pero que existen en una realidad paralela. Todo ello invita a la interacción, sea positiva o negativa, con los objetos. Aunque las esculturas de Briggs pueden resultarnos un poco inquietantes y difíciles de mirar por más de unos segundos, cuando acostumbramos la vista, aparecen todo tipo de detalles que, por su familiaridad, son incluso entrañables.

jason-briggs_27

Briggs encuentra su inspiración en la naturaleza, en la gente, y en los labios. Todo ello mezclado puede tener resultados un tanto pornográficos, pero no todo es lo que parece. Su obra puede ser interpretada como la relación entre el cuerpo y la mente, no siempre en sintonía; a veces la mente rechaza al cuerpo, como la visión del espectador rechaza las formas un tanto grotescas de las esculturas. El cuerpo no siempre se amolda a las mentes, a veces es necesario encorsetarlo (como en algunas piezas de Briggs), y eso remite a un pasado histórico de corsés o a un fetiche sadomasoquista.

En definitiva, ponle el nombre que quieras a las esculturas de porcelana de Jason Briggs, y déjate llevar por las sensaciones confusas que te transmitan. Por que en realidad el arte es eso, sentir algo distinto a lo que hayas experimentado hasta el momento, ser innovador, rompedor, no ajustarse a los moldes ni a los museos. Disfruta de lo más bizarro que hayas visto en mucho tiempo…