Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Carmen Rosa, Yolanda y Benita son madres, dueñas de casa y trabajadoras. Viven en El Alto, Bolivia y todos los domingos dejan sus labores habituales, se hacen trenzas en el pelo, visten trajes tradicionales de varias capas de polleras y se suben a un cuadrilátero para transformarse en luchadoras. Hacen llaves y patadas voladoras en una modificación de la lucha libre mexicana protagonizada por cholas.

La lucha libre es un deporte muy popular en México y su influencia en Latinoamérica llegó a casi todos los países del continente desde los 80. La lucha de cholas comenzó a principios del 2000 en Bolivia y hoy son las que más llevan público a los gimnasios y teatros donde se presentan. 

Las cholas saltan, vuelan, se quiebran sillas en la cabeza y sangran copiosamente. La coreografía, previamente aprendida, está llena de emoción y efectos que provocan adicción en el público que sigue sus luchas domingueras con entusiasmo. Esta serie fue tomada por Daniele Tamagni, fotógrafo italiano, en la ciudad de El Alto y ganó el segundo lugar en World Press Photo en 2011.