Cargando galería...
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan
La pintura de Ivan Alifan

Desde la ciudad de Rostov on Don (Rusia), Ivan Alifan compone una pintura donde juega con el espectador usando la ambigüedad que esta refleja, donde la cabeza del que tiene la oportunidad de disfrutarla no para de pensar y visualizar momentos, intentando buscar conciencia sobre uno mismo.
Los retratos de Alifan no buscan la perfección en la apariencia física de los personajes, sino crear un lenguaje sexual intrínseco pero a la vez subyacente. Bajo mi punto de vista, no cabe duda que lo consigue. Las obras que presentamos hoy huelen a sexo, aunque en ocasiones pasan el umbral de la extravagancia.

El propio Ivan tiene como objetivo “despenalizar el sexo en el arte”; la pintura en sí, solo es pintura, es el propio individuo el que se puede excitar, ponerse nervioso o incómodo por una pequeña sutileza. Ivan Alifan tiene muy claro que para él el verdadero objetivo de crear reside en las personas que se pasen por delante de sus obras y lo que más lo satisface, sin duda, es ver las distintas reacciones del público ante sus retratos eróticos y sexuales.

Puedes ver parte del proceso de algunas de sus obras en su cuenta oficial de Instagram.