Todos sabemos lo agradable que es disfrutar de una cerveza, mas aún si es una buena cerveza, para capear el calor en verano, acompañando una buena conversación en invierno y en un break durante todo el año. Una buena cerveza puede elaborarse de mil maneras y con mil ingredientes, pero uno de los valores en los que mas hemos confiado nosotros como JOIA y que es lo que buscamos siempre es la grandiosidad de lo simple, con mas de 143 años, hoy desciframos un poco mas de la historia de Heineken y nos adentramos en lo que hay detras de la estrella roja. Un lúpulo único, pura cebada malteada, elaboración en tanques horizontales durante 28 días y mucha historia. Una cerveza presente en 192 países y que es disfrutada por 25 millones de personas todos los días, una mezcla de tradición y calidad que en esta oportunidad ha querido develar los mitos y secretos en torno a su elaboración.

¿Qué es lo que hay detrás de la estrella? Esa es la pregunta que se hizo Heineken y que comenzó a relatar en su nueva campaña, desentrañando el secreto tras su receta y los procesos que los maestro cerveceros velan para que se ejecuten a la perfección en cada parte del mundo donde se fabrica la cerveza.
Entre los atributos que hacen especial a Heineken destacan:

Pura malta
Heineken es elaborada solo con ingredientes naturales: cebada malteada, agua, lúpulo y la levadura única A-Yeast. Alrededor del mundo, la cerveza de origen holandés se ha comprometido con la pureza de sus componentes, sin agregar arroz, maíz o cualquier aditivo.

Elaboración horizontal
Mientras la mayoría de las cervezas se hacen en tanques verticales para aumentar la eficiencia, Heineken reposa en tanques horizontales con el objetivo de darle la presión perfecta a la levadura A-Yeast y así asegurar el equilibrio en el sabor. La prioridad es clara: calidad sobre eficiencia.

28 días de fabricación

Riqueza y equilibrio en el sabor, refrescante claridad y un intenso color amarillo dorado, obtenido tras 28 días de fabricación. El proceso de Heineken toma 28 días desde que parte con el macerado y termina en el embotellado de cada Heineken que luego se sirve en 192 países en el mundo, lo que la hace la cerveza premium que se disfruta en más países y se pide en más idiomas que cualquier otra en el planeta.

La levadura especial

En el siglo XIX descubrieron la levadura clase A de Heineken, la A-Yeast, que desde ese momento se volvió clave para su fabricación y darle el característico amargor equilibrado con sutiles notas frutales que conquista todos los días a nuevos adeptos.
La estrella de las cinco puntas
¿Y la estrella roja? ¿Qué tiene que ver? Se trata de un antiguo símbolo cervecero, en que las cuatro puntas representan los ingredientes naturales: cebada malteada, agua, lúpulo y la levadura única de clase A de Heineken. En la época medieval, la quinta punta era la ‘magia desconocida’ de la elaboración de la cerveza.

Sigue con nosotros descubriendo el lado B de algunos artistas con las entrevistas #MoreBehindTheStar que seguiremos publicando semanalmente gracias a nuestra gente de Heineken.