Cargando galería...
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton
La crisis de Ucrania vista por los ojos del fotógrafo Adam Hinton

AH-KIEV-2-1150x766

A finales del 2013 se iniciaron en Kiev, la capital de Ucrania, las mayores protestas ciudadanas desde la Revolución Naranja de 2004. El gobierno ucraniano de Yanukóvich rechazó firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea y, a la vez, estrechó sus relaciones con Rusia, cosa que desató la ira en las calles, alentada por el partido de la oposición en ese momento. Aún así, los dos países, Ucrania y Rusia, firmaron un acuerdo comercial, radicalizándose las protestas en las calles y aumentando día a día el número de muertos a manos de las fuerzas policiales.

Durante este conflicto, el fotógrafo documental Adam Hinton se trasladó a Kiev, donde ya había trabajado después de la caída de la URSS años antes. Hinton visitó el campamento en el que se instalaron los protestantes, justo en el centro de la ciudad, y se topó con un panorama dantesco; Ucrania parecía un país en guerra. Según el propio fotógrafo, lo que quiere mostrar en sus imágenes es siempre un fragmento de la sociedad en la que vivimos hoy en día y que nosotros mismos hemos creado, y como toda acción tiene su reacción en el mundo. Toda decisión de un gobierno, toda acción legal, tiene unas consecuencias. Y las que él encontró en Kiev fueron las peores.

AH-KIEV-8-561x841

Aún así, Hinton afirma que siempre encuentra lo positivo entre todo lo negativo, y es eso precisamente lo que le gusta fotografiar. Como cuando convivió con los habitantes de las favelas brasileñas, y terminó sintiéndose uno más al descubrir la solidaridad y sentimiento de comunidad que existe entre ellos. Le interesan las formas de vida y las personas que hay detrás de todo conflicto o situación extrema que retrata; por muy feo que se ponga el tema siempre hay belleza en instantes, espacios, o historias personales. No se trata de suavizar el problema, sino de conectarlo con aquel que observe la imagen a través de un espacio o una estética común.

Hinton, quien inició su carrera fotográfica con 12 años cuando su padre le regaló una cámara SLR, fue víctima de un ataque con una navaja, por la que recibió una indemnización. Eso le permitió costearse el material fotográfico que le convirtió en el profesional de prestigio que es hoy en día. De algo tan terrible surgió algo bueno, ese es su mensaje; no apartar la mirada ni el objetivo de su cámara.