Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Perdón por lo provocativo del título, pero después de ver la última película de Sacha Baron Cohen (El Dictador) y la serie de Phil Toledano (JOIA_06) que aquí compartimos, me queda esa sensación. La película y estas pinturas comparten un ícono en común: el recientemente fallecido Kim Jong Il.

El filme del actor que se hizo famoso con Borat está dedicado al dictador norcoreano, mientras que esta serie de imágenes consisten en re-creaciones de pinturas y esculturas en las que el propio Kim Jong Il y otros dicatores (Laurent Kabilla, Saddam Hussein, etc.) son reemplazados por el rostro de Phil Toledano.

El fundamento detrás de estas pinturas en palabras de Toledano: “Se me ocurrió que ser un artista es muy parecido a ser un dictador… Al igual que un dictador, yo necesito vivir en un lugar en el que mis palabras e ideas sean siempre la verdad. No puede haber lugar para las dudas. Tengo que estar convencido de que todo lo que diga es vital. Tengo que creer que el mundo entero espera con ansias lo que yo tenga que expresar”.