Cargando galería...
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes
Kevin Peterson pinta muros con graffitis, niñas y animales salvajes

peterson1

El artista que está detrás de estas pinturas hiperrealistas es Kevin Peterson, nacido en el estado de Nevada (Estados Unidos) en 1979, actualmente residente en Houston. Mientras trabajaba como agente de libertad condicional, vigilando personas que se encuentran en ese estado, tuvo contacto con el mundo de las drogas y él mismo estuvo en serias dificultades que le llevaron a ser arrestado. Fue durante el período de reclusión en un centro de desintoxicación cuando descubrió su verdadera pasión en el mundo del arte. Una vez hubo terminado el tratamiento, inició su carrera como pintor y se ha mantenido sobrio desde 2005.

Quizá por esa experiencia Peterson pinta cuadros hiperrealistas que muestran un mundo en declive, en decadencia, en ruinas, pero siempre con un atisbo de esperanza que toma forma en una niña, en una chica joven, o en animales salvajes que invaden escenarios urbanos. Es la mezcla entre un contexto hostil como metáfora de la dureza de la vida, de la soledad que experimenta el ser humano durante su existencia, frente a inocencia, la juventud y la libertad de aquellos que aún son una tabula rasa en la que todo está por escribir. El artista sigue teniendo una visión optimista ante lo que le rodea.

fossil-web

Los elementos que componen sus obras se repiten: muros llenos de graffitis, escenarios urbanos dignos de un apocalipsis zombie y niñas de unos 5 años que transitan o ocupan el espacio protegidas por animales salvajes que parecen obedecer al infante. Todo bajo un pincel siempre hiperrealista, creando escenas que parecen fotografías. Las niñas y jóvenes de sus casi-fotos parecen asustadas o aburridas ante un mundo cruel, frío y despiadado, tan solo se sienten a salvo bajo los brazos de la “madre naturaleza” representada por los animales que le acompañan.

Sin duda, una mezcla poco convencional que tiene mucha más profundidad de concepto de lo que parece. La enormidad de la naturaleza abarca todo lo que es artificialmente creado por un humano, incluso al propio humano, es inútil luchar contra nuestro entorno, debemos adaptarnos a él y no seguir destruyéndolo, si no queremos acabar en escenarios tan poco confortables como los que pinta Kevin Peterson.