Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)


Texto: Tamara Meruane

“Ser fotógrafo de moda no es light”

Web: juanpablomontalva.com

Registró fotos en dictadura, hizo campañas publicitarias, realizó libros para marcas y ganó premios, hasta que se aburrió. Una muestra de esto es que en su sitio web ya no se pueden ver imágenes de esas exitosas piezas que realizó desde los 23 años: sólo es posible encontrar lo que a él le gusta hoy. Cambió los lujos que tenía en Chile por la austeridad que le impone Nueva York, y todo para empezar de nuevo, aprender y pasar desapercibido.

Tras sus grandes lentes tipo Yves Saint Laurent, Juan Pablo Montalva afirma: “Siempre tuve facilidad para robar”, toma un sorbo de agua y sonríe. Bajo su ácida lengua, se esconde un tipo que no quiere hablar de su exitoso pasado y sólo quiere conversar sobre su futuro y su aprendizaje, que comienza de nuevo a sus 33 años, en la gran manzana. A regañadientes, hacia el final de esta entrevista, cuenta sobre sus inicios: “Cuando digo facilidad para robar, me refiero a que siempre tuve la facilidad de estar en muchos lugares sin ser percibido y esos sitios siempre me entregaban algo que nadie podía ver. Yo soy de Viña del Mar, lugar en donde hice una foto súper documental. En la dictadura yo era un niño y me metía a registrar lugares que nadie más registraba, la policía no me veía porque era muy chico, entonces pasaba desapercibido”.

Siempre quiso dedicarse a la arquitectura, pero un curso en su ciudad natal lo llevó a darse cuenta de que era la fotografía lo que quería realmente. Fue así como a los 23 años realizó su primera campaña para Cerveza Cristal y de ahí no se detuvo más. Editoriales para Big Magazine, Elle, Another Magazine y Paula, entre otras; publicidad para marcas como Cerveza Corona, Puma, Peugeot y Suzuky; y premios como la medalla de oro en el Festival Internacional de Publicidad de Londres o la Palma de oro en el Festival de Mallorca en España, ambos en 2008, estuvieron en sus manos, pero se cansó de todo aquello y decidió irse de Chile. “Cambié todos los lujos que tenía acá: auto, camioneta, moto, casa en la playa y estudio. Los laureles te ponen estúpido, hacen que te quedes en el mismo lugar y creo que es uno de los grandes problemas que se generan acá. El medio es plano, entonces, si no te sales de ahí, se mantiene un nivel súper bajo. Cambié eso por hacer lo que quería: tener una cercanía con la fotografía de moda y comercial, reaprender y volver a proyectarme en un ambiente mucho más exigente”, afirma.

En Nueva York ha trabajado asistiendo a importantes fotógrafos como Les Guzman o Craig Mcdean. Su rutina es dormir poco, levantarse temprano, ir al gimnasio, generar reuniones con productores, estilistas y gente del medio que le pueda abrir un camino: “Mi trabajo es el lobby. Voy a todos los lugares a los cuales me invitan, visito a cada galerista que conozco y le presento mi portafolio, el cual también he llevado a revistas como V Magazine o W Magazine. Además, genero links con redes de trabajo y hago pruebas para agencias de modelos. Básicamente, hago todo lo que hice en Chile 12 años atrás. O sea: he empezado desde cero, lo cual a mí me tiene súper contento”.

Este portafolio, en el cual trabajó durante todo el 2009, es totalmente nuevo y lo generó especialmente para su estadía en Nueva York. En él se pueden ver poquísimas piezas anteriores, esto porque, según cuenta, tuvo la necesidad de presentar un trabajo con el cual se sintiera más identificado y que reflejara sus intereses como fotógrafo, los cuales recorren la identidad latinoamericana, las películas de Wim Wenders, la fotografía de Craig Mcdean o Steven Meisel, la movida musical de Manchester o las teorías filosóficas de Michel Foucault.

“No sé si mi trabajo es chileno”

La serie que presentamos a continuación fue desarrollada en la que se dice es la primera iglesia construida en Chile, cuya arquitectura data del siglo XVI y que se encuentra emplazada en un antiguo barrio de Santiago. En ella se presenta la historia de cuatro personajes que emulan a una virgen, una monja, Jesús y un militar. Sobre la temática y el uso de la Iglesia como espacio para las tomas, Montalva afirma: “Me interesa la iconografía religiosa, más que meterme en la fosa grave del discurso pro o anti Iglesia. Me interesa la imaginería del Cristo de pelo largo, con un cuerpo tonificado, la Virgen media prostituta, rica, media golpeada, el milico grande, prepotente. Me meto en esa imaginería colectiva. Todos los integrantes de esta historia son sexys, cada uno asu manera”.

Juan Pablo, ?qué diferencia este trabajo de otros que hemos visto en torno a la Iglesia?

-Partamos de la base de que yo soy un fotógrafo de moda. Ése es mi objetivo y por eso quise moverme a Nueva York. En ese sentido, estas fotografías de la Iglesia igual pasan por un lado bien cercano a la moda, en donde se transmite y se junta, arte y belleza, contingencia e imaginería.

Y dentro de esta búsqueda, ?qué tiene que ver tu foto con Chile?

-No sé si mi trabajo es chileno. Mi trabajo es Juan Pablo Montalva. Ahora me encuentro en un período en el que trato de fotografiar cosas que tienen mucha relación conmigo. Busco inspiración en Valparaíso, en Viña del Mar, en la historia de Chile. De hecho, ahora voy a fotografiar una sesión, que si bien es de moda, la iconografía que voy a utilizar es de la Guerra del Pacífico. Trato de buscar situaciones o lugares que me aluden, pero no sólo de Chile, sino que a través de lo que leo, veo, mi posición política y religiosa.

En algunas de tus series hay mucho de identidad latinoamericana…

-Sí, me interesa muchísimo la identidad latinoamericana. Me gustaría tener más tiempo para investigar. Yo agarro ciertas cosas y me ato a ellas. Creo que siempre he tenido la facilidad para mezclar elementos. Después viene el tema de que sea vea bien. A mí me interesa la foto de moda, yo no hago paisaje. Me interesa el tema de la verdad.

?A qué te refieres con la “verdad”?

Con que tenga connotaciones reales.

?Connotaciones reales hasta qué punto? Por ejemplo, en esta serie de la Iglesia, puede parecer inverosímil la mezcla de los cuatro personajes…

-O sea, es una verdad hacia mí. A mí me importa un rábano si a la gente le hace sentido o no, cuando ve mi trabajo. A mí me interesa que para mí sea coherente. Yo no me veo fotografiando mujeres en un atardecer. Me veo fotografiando trabajo bien pagado o trabajo que tenga una posición. Y cuando digo “posición” no me refiero a una postura política, me refiero a fotografiar imágenes que puedan mezclar la belleza, el arte, la contingencia, la actitud. O sea, me interesa un trabajo que sea un poco más coyuntural. Me atañen fotógrafos como Steven Meisel, quien hizo un trabajo para Vogue Italia que se llama “Surgery”, que si bien es de moda, habla de esta locura y obsesión por las cirugías estéticas. Es como la última campaña que hicimos con Levi’s, la cual tomamos desde esa perspectiva: desde la verdad. Los chicos que ocupamos para la campaña son músicos reales: no están brandeados, no están con vestuario nuevo, es la ropa que la marca les dio hace algún tiempo y que reutilizaron para las tomas. Ellos son ellos mismos en las fotos, no salen posando.



?Cómo conjugas el mundo de la fotografía de moda, que puede parecer súper liviano, con temas que a ti te interesan, como la descripción de sociedad que hace Foucault o los presentados en las películas de Wim Wenders que, claramente, son bastante complejos?

-Yo nunca he pensado que la moda sea light. Lo que pasa es que en Chile es light porque la gente que está a cargo de las marcas no tiene idea. Cómo no va a ser importante, en términos sociológicos, cómo nos vestimos. Nosotros nos vestimos como un reflejo de lo que somos. Y en ese sentido, me parece bien mezclar eso con ideas que yo ya tengo instaladas en mi cabeza. No me parece que sea light ser fotógrafo de moda. Me parece light ser fotógrafo y no tener nada que decir. Lo que pasa es que el trabajo del fotógrafo de moda en Chile es muy especial, porque es una mezcla de una mezcla, de una mezcla de una copia, y claramente ahí no vas a tener nada real. Yo tengo amigos que hacen jingles: les pasan una canción y tienen que hacer un tema en base a esa canción; el que hace un spot de televisión lo hace basado en una película; yo hago una foto y la tengo que hacer inspirada en otra foto. Entonces, claramente, eso es light. Pero no me parece que hacer una campaña sobre cómo se viste la gente sea light.

?Cuáles son tus proyectos a corto y largo plazo?

-Tengo una expo en la que estoy trabajando para el 2011, pero básicamente me interesa posicionarme en Estados Unidos. Me siento en un periodo de aprendizaje. Tengo súper claro que no voy a entrar en uno, en dos, en tres o en cuatro años. Por lo tanto, mi objetivo, a corto y largo plazo, es aprender.