Una palabra que se hizo muy popular online durante el año pasado fue “woke”, término acuñado por los afroamericanos para describir un estado de conciencia política y social. Alguien ‘despierto’ sabe qué está pasando a su alrededor y no hace la vista gorda frente al racismo, clasismo o sexismo. Claro que el #staywoke fue convertido en un meme por la cultura mainstream y así fue cómo Pepsi ideó ese horrendo comercial con Kendall Jenner.

De acuerdo al Diccionario de Oxford, sin embargo, la palabra más relevante del 2016 fue una que se relaciona con la anterior: “posverdad”. Básicamente, frente al bombardeo constante de información, los hechos objetivos dejaron de importarnos tanto, lo que nos importa es cómo se nos persuade mejor para hacernos creer algo.

“La verdad ya sólo importa si haces click en ella”, dice el director alemán Jonas Lindstroem, realizador del mini-film Truth Or Dare, donde a través de 21 imágenes distintas explora la ansiedad que caracteriza a nuestra generación y cómo intentamos escapar de ella.

“El contenido de estas 21 performances es muy variado, muestran acciones muy pequeñas o muy grandes”,  explica Lindstroem en una entrevista con 032c, “muestran la poesía y la crueldad, la esperanza y el éxtasis, el aislamiento y la desesperación. Y todas podrían estar ocurriendo de forma simultánea, todas tienen el mismo contexto”.

“Ese dolor agudo que sientes a veces, todos lo sentimos”, se lee al inicio del film. El mundo se ha vuelto un lugar muy confuso, pero eso ya lo sabes. Si la intención de este trabajo es ‘despertarte’ no es más que para que te des cuenta de que tu angustia no es solamente tuya. Mira a tu alrededor.