Cargando galería...
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte
JOIA en Tierra Santa Parte II: Un muro en tu horizonte

Un día vienen extranjeros, invaden Chile; desde ahora Chile ya no es todo Chile, sino sólo Arica y Santiago. Todo lo demás pasa a ser de los extranjeros. Y Arica y Santiago son encerrados en un muro de 8 metros. Eso es lo que Israel le hizo a Palestina.

 
 

Los detalles son infinitamente más terribles que la descripción general.

(Antes, una aclaración: JOIA no es una revista que se enfoque en la crítica política ni que pretenda entrometerse en conflictos entre estados. Pero la verdad es la verdad y todo lo que aquí se relata remite a hechos históricos, y a la propia experiencia de la fotógrafa y quien escribe cuando visitamos Medio Oriente.)

palestina_joia

Lo que históricamente, por siglos, había sido Palestina, luego de la Segunda Guerra Mundial se dividió en Palestina e Israel, con el objetivo de darle un territorio a quienes habían escapado del Holocausto. A tirones y con mucha controversia, el acuerdo fue oficialmente reconocido por ambas partes. Pero, desde entonces y hasta hoy, Israel no ha respetado nada.

Durante más de 60 años, Israel, para empezar, ha ido ampliando su territorio y achicando el palestino. Apoyado en su fuerza militar, hace más de 6 décadas el gobierno sionista desconoce resoluciones y sanciones de la ONU, despojando todos los días a familias árabes -que viven en territorio palestino- de sus casas, su libertad de movimiento y de sus hermanos, padres e hijos.

palestina_joia

Nosotros estuvimos 3 semanas en Belén (territorio palestino dentro de los muros), y pudimos ver como casi noche por medio pasaba una caravana fúnebre con un nuevo mártir palestino por las calles. También vimos como al otro día la gente salía a trabajar y estudiar, como si esa fuera la mejor forma de honrar la memoria de quien murió tirándole piedras a un tanque que destruyó su casa.

Un palestino que vive en Belén y trabaja en Hebrón (ciudad que también está dentro de los muros), debe pasar todos los días por un control de soldados israelíes. Con nuestro pasaporte chileno, nosotros pasábamos sin mayor problema. Con su carnet árabe, los palestinos debían siempre bajar de los buses -no los dejan pasar en auto- y ser revisados y retenidos por entre 5 minutos y 5 horas, al arbitrio del soldado de turno. Volviendo al ejemplo del principio, esto es como si para ir de Macul a Buin, uno estuviera obligado a pasar por el control de los militares invasores extranjeros que, no conformes con haber reducido tu país a 2 regiones de 15 y haberlo encerrado en muros, se sienten con la autoridad de molestarte dentro de esos muros, para luego volver a seguir con sus vidas al otro lado.

palestina_joia

Los muros empezaron a construirse hace poco más de 10 años. Sobre ellos se han plasmado todo tipo de obras que dan cuenta del genocidio perpetrado por Israel. Graffitis, esténcils, cuentos… distintas formas de liberar el grito ahogado de un pueblo que no se rinde, que no cae en la depresión, y que sigue adelante, tan herido como sonriente, con una fortaleza que para nosotros llega a ser imposible de entender.

“En Palestina tenemos un dicho”, nos dijo Muhammad Azmi, un rapero de un campo de refugiados: “Si no sonreímos, nos morimos”.

Texto por Mario Cuche
Fotos de Marcela P. Corrial