Cargando galería...
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.
JOIA Magazine #41 – CONVICCIÓN Y RELAJO.

41-2b

Llegamos a otro fin de año llenos de alegría. Un poco más sabios, ojalá; un poco más viejos, seguro. Pero siempre con la misma convicción de que se puede seguir al corazón, entrenar el pensamiento y, por qué no, hacer globos de chicle al mismo tiempo. Esto es lo que muestra nuestra última portada del año, una fotografía de Lucy Maratkanova, quien nos cuenta su visión del momento justo en que capturó la imagen.
“Esta foto es un verdadero regalo del destino… Ocurrió que yo estaba en ese punto mágico de interflujo entre la luz, la composición, los objetos alrededor, la fusión inverosímil de elementos (un monje y un chicle), y las cabezas rapadas. La silenciosa escena duró sólo por el mismo tiempo que ese globo de chicle existió ¡Pero eso fue suficiente!”.

En el interior de JOIA presentamos lo más destacado a nivel global en artes visuales y diseño. La fotografía de Sophie Ebrard, quien nos muestra el lado más humano del mundo del porno; el trabajo de muralismo de Axel Void, nos lleva en un recorrido por los países donde ha ido dejando su huella; y para finalizar, dos reportajes gráficos y entrevistas a los directores y colaboradores de Salad Days y Fresh Dressed, documentales presentados por JOIA en la última versión del festival In-Edit.

Con la meditación del desconocido monje damos por cerrado este 2015, por ahora, tan solo esperamos el breve descanso estival, obviamente con chicle y globo incluidos