Cargando galería...
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara
Janet Delaney, una veterana tras la cámara


La carrera de la veterana fotógrafa originaria de Berkeley, California, Janet Delaney, se centró en documentar las ciudades y sus protagonistas, así como éstas cambian y se transforman, convirtiéndose en el paradigma de un mundo en continuo cambio. En 2013 incluso publicó un libro, South of Market, que muestra casi una década en fotos (1978-1986) del área de San Francisco del que el libro toma el nombre, que se terminó transformando en SoMa.



Sus imágenes de Nueva York también muestran como “la ciudad” por excelencia se ha ido modificando y adaptando a los nuevos tiempos. Cuando Delaney tenía 30 años, entre 1984 y 1987, vivía en San Francisco y se desplazaba habitualmente a Nueva York. En el camino se dedicaba a fotografiar todo lo que le llamaba la atención. Recientemente recuperó los carretes de esos viajes y los reveló, descubriendo grandes instantáneas que quiso mostrar al público. Sus retratos y fotos de la arquitectura de la ciudad tienen una función sociológica y documentan que quizá el pasado fue mejor.