Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)



Imágenes muy pulidas, cargadas de movimiento y expresión, son el fruto del trabajo dedicado y detallista de este joven artista de Oceanía. Con un estilo y temáticas fuertemente influenciadas por el mundo del comic, Patradoon busca sintetizar ideas fuera de la tira, con el plus de un aumento muy importante en el tamaño de las ilustraciones. Las temáticas que trata suelen ir del lado de lo terrorífico: hay en sus trabajos cierta agitación, cierta intranquilidad que muchas veces adquiere directamente la forma de la violencia. Y el origen de esta expresión agitada, siempre al borde o ya derechamente en el campo de lo agresivo, tiene que ver con un tema en particular, seguramente uno de los más explorados en el mundo de la literatura: la muerte. Y Patradoon no lo esconde. Figuras de calaveras y hasta citas del escritor norteamericano H. P. Lovecraft forman parte de sus composiciones. Otra de sus temáticas más importantes es la hipermasculinidad de nuestra actual cultura pop: ahí de nuevo la violencia, el reto a una muerte que ha sido silenciada, y que, en los trabajos de Patradoon, si no se refleja en el acto de sus personajes, lo hace en sus miradas.

Nacido en Tailandia el año 1985, James Jirat Patradooon pronto se radicó en Sídney, Australia, donde actualmente tiene su centro de operaciones. No le faltan proyectos ni ideas, y no es poco lo que podemos esperar de él para los próximos años. Respecto a estos y muchos otros temas nos habla Patradoon en la siguiente entrevista para Joia Magazine.

Cuéntanos cómo fue que empezaste con la ilustración.

Todo empezó cuando entré estudiar grabado en la Escuela de Arte de Sídney. Fueron cuatro años; desde el tercero empecé a exhibir mis trabajos en pequeñas exposiciones. Las cosas realmente comenzaron a funcionar cuando me invitaron a hacer un año de honor extra: en este período le di un verdadero enfoque a mi trabajo, algo que nunca había tenido antes. Las cosas empezaron a ponerse más serias: éramos forzados a evitar el misticismo y la confusión respecto a nuestras ilustraciones, y a pensar en ellas muy críticamente. La mayoría de las noches permanecía en el estudio de la universidad hasta las cinco de la madrugada serigrafiando y escuchando música; deseé urgentemente tener claro cuál era mi estilo, y me di cuenta de que la única manera de saberlo era haciendo cada vez más trabajos. Luego, después de mi graduación, he ido rápidamente entrando al mundo del arte, conociendo cada vez a más gente y recibiendo más encargos.

?En qué te inspiras para crear tus trabajos?

Amo todas las formas de exagerar la femineidad y la masculinidad. Cosas como los shows de Sentai japoneses, la WWF, Adam West Batman, KISS, películas de Jean Claude Van Damme, etc. Hay muchísimo de eso, ¡y sin embargo siempre necesito más!
Mi trabajo habla de las incongruencias entre quién deseamos ser y quiénes somos en realidad; de ahí que sienta tanta fascinación por estas dualidades culturales.



Y esa temática la tratas con un estilo bastante cercano al comic…

Así es: utilizo un estilo algo convencional de cómic. Más bien se trata de un pastiche de cómics japoneses y norteamericanos. Me gusta mucho la manera en que se ven las pinturas de Roy Lichtenstein; yo estoy tratando de hacer algo parecido, pero utilizando imágenes mías de base.

?Cómo afrontas el proceso creativo? ?Utilizas mucho la computadora?


Depende de lo que estoy dibujando. Para los rostros, por ejemplo, que son un poco más complejos y que necesitan mucho control, utilizo primero el lápiz: dibujo en película de bosquejo, que es un plástico semitransparente. También utilizo una tableta wacom y el programa Manga Studio, que me permite hacer zoom localizado para trabajar mejor los detalles; aún no he explorado todas las características del programa, pero me gusta mucho, sobre todo por la potencia que con él adquieren los trabajos en blanco y negro.
Trabajar digitalmente me permite experimentar más con los colores, las proporciones y con el trazo vectorial; ¡porque uno puede deshacer todo!



Respecto al comic, que tiene mucho que ver con tu trabajo, ?cuáles son tus favoritos?

Sin duda, la saga del clon del hombre araña. Ella me hiso pensar sobre el destino y la individualidad. La trama es la siguiente: el hombre araña que conocemos descubre que él es un clon, y que el verdadero hombre araña ha estado pasando la última década vagando por América; esto le hace pensar mucho, y decide encontrar su propio lugar en el mundo, quiere diferenciarse de Peter Parker, pero mientras lo intenta, lo único que hace es ser cada vez más como Peter Parker. Después aparecen otros clones que están convencidos de que ellos son el verdadero Peter Parker. ¡Es tan buena!

En uno de tus trabajos se puede leer la siguiente frase de Lovecraft: “That is not dead which can eternal lie, and with strange aeons even death may die”. ?Cómo te ha influenciado este escritor norteamericano, que es el inventor de todo un nuevo modo de terror, el terror cósmico materialista, que pone el horror en lo terrenal, y no en lo sobrenatural?

Lo que más me gusta de Lovecraft es uno de sus personajes: el Cthulhu, que encarna un terror despreciable, pero que al mismo tiempo inspira una sensación sublime, semejante a lo que se siente al no poder despertar de una pesadilla. Cthulhu no está vivo ni muerto, está más allá de nuestra noción y entendimiento de la vida y de la muerte. Realmente me gustan estas ideas de la mitología eterna de Lovecraft, me gusta pensar en la muerte como si ésta fuese un producto en la cultura pop; me gusta ver la muerte como algo no absoluto. En la serigrafía que aparece esa cita, por ejemplo, la muerte está en un teléfono público.



Sí; la muerte es algo muy recurrente en tu trabajo… ?No le temes?

Debería, pero soy joven y narcisista, así que nunca la veo en mí. En ese sentido, me gusta mucho la idea que ha trabajado Damien Hirst: la imposibilidad de la muerte en la mente de alguien vivo (tuve la suerte de estar con él en el MET, en NYC; fue asombroso). En la cultura pop, que es tan hipermasculina, la muerte es algo remoto: ella no tiene consecuencias verdaderas. Uno puede ser baleado o atropellado, pero mientras uno sea los suficientemente resistente no morirá. La inmortalidad, la resurrección, la reanimación, estas ideas se han convertido en una norma en la cultura pop y ha afectado directamente lo que entendemos por muerte.

Claro, la cultura pop está repleta de superhéroes… ?tienes alguno favorito?

El Dr. Manhattan, de los Watchmen. Es increíble: quiero ser él. ¡Además luce genial!

Revisando tus trabajos, además de la notoria influencia del comic, notamos que hay algo que nos hace recordar el expresionismo austriaco, particularmente los gestos corporales que es posible ver en Egon Schiele. ?Qué nos puedes comentar al respecto?

Soy un gran fan de Egon Schile, pero más que eso soy un gran fan de Peter Chung –el creador de Aeon Flux– quien está inspirado por las proporciones de los dibujos de Egon Schiele y trae su delgadez a la vida a través de sus animaciones. Sus personajes de ciencia ficción son una hermosa fusión entre Egon Schiele, el anime japonés y los dibujos animados americanos de los 80s. ?Sabías que también trabajó como diseñador de personajes para la serie animada C.O.P.S en los 80? ¡Es un genio!

Sabemos que has estado muy ocupado. Cuéntanos un poco de tu trabajo de estos últimos años.

Es cierto que he estado ocupado: no he podido realmente parar y dar un paso atrás. Todo ha sido un constante frenesí. Me gradué hace menos de tres años, pero se siente como si hubiese sido ayer. El tiempo se mueve muy rápidamente cuando uno no deja de hacer malabares con proyectos. He estado haciendo muchos viajes, y creo eso es lo que más me inspira. He estado viajando por Japón, Tailandia, Laos, Nueva York, China y Hong Kong en los últimos dos años. Estoy planeando un viaje a Bangkok, o quizá uno a Tokio para este fin de año, pero no por proyectos, sino para relajarme: para detenerme un poco y ver lo que estoy haciendo.
Hace poco tuve una exposición en la Galería Saatchi & Saatchi, en Sídney, en la que presenté tanto mis trabajos antiguos como los nuevos. Muchas serigrafías de los últimos cinco años fueron exhibidas en conjunto. Llegó mucha gente y también las ventas fueron exitosas. Tengo también planeada otra exposición en Sídney para este octubre; esta vez cambiaré un poco mi estilo de trabajo: estoy intentando aumentar la escala de las impresiones y jugar con el espacio de la galería. Por otro lado, tengo en mente la producción un libro, pero quiero que sea muy grande, de manera que será necesario trabajar más y crear más imágenes antes de empezar con eso.

El más reciente fue tu viaje a Hong Kong… ?un nuevo proyecto?

Fui a buscar chaquetas, máscaras y otras prendas para unas nuevas esculturas que estoy realizando; la idea es vestirlas con la misma ropa que he trabajado en mis ilustraciones, pero esta vez de verdad. El viaje fue sobre todo de investigación, para ver si podía crear algún contacto con los fabricantes y los surtidores de tela extranjeros. Fue muy interesante y aprendí mucho, pero el proyecto todavía está en su primera etapa, así que ya veremos cómo va.

?Qué es para ti el pop?

El pop está teniendo un buen momento… El pop es algo que no se tiene que pensar demasiado. El pop es fácil. El pop es accesible. El pop se está divirtiendo más que cualquier otra persona… por eso lo hago mi estilo de vida. ¡El pop es libre de culpa!



?Qué otros ilustradores admiras?

No lo sé realmente… he dejado de revisar el trabajo de ilustradores. Solía seguir el trabajo de Paul Pope y el de James Jean, pero últimamente me paso más tiempo metido en blogs de imágenes como Buamai o Yimmy`s Yayo, viendo imágenes de películas, fotografía e ilustraciones de ciencia ficción de los oscuros 60s.

Cuéntanos algo de cómo está hoy la industria del diseño en Australia.

Sólo puedo hablar por Sídney. En general, no se hace tanto por la cultura. Somos un país joven, y una pequeña parte de las audiencias australianas responde al arte y a la cultura. En Nueva York la gente va a ver el football un día y puede visitar una galería de arte al día siguiente; en Sídney uno tiene que escoger. Por eso, la mayoría de la gente que compra mi trabajo y que está interesada en lo que lo hago es de Europa. Muchos creativos encuentran más éxito en el extranjero que en su país. Pero creo que el panorama está mejorando: tengo la sensación que ahora más que nunca Australia realmente está en una etapa global. Nuestros artistas, diseñadores de moda y diseñadores gráficos están haciendo bulla en el exterior, y eso está animando a los creativos emergentes. Hay algo muy atractivo en la forma de vida y la estética australiana…
Por ejemplo, en Sídney está Jonathan Zawada: él es mi diseñador australiano de exportación favorito. Amo todo lo que él toca. Su trabajo con el vídeo, diseño de web, diseño de packaging, arte, ¡todo! Su visión es fuerte y lo realiza impecablemente con cada medio.

Cambiando de tema: ?qué clase de música escuchas cuando estás trabajando?

Mi gusto musical está por todas partes y es algo embarazoso. Cuando estoy trabajando, alterno entre cosas como baladas potentes de los 80s, música pop-punk con vocalistas mujeres, música hardcore, baile eufórico y mucho R&B. Me gusta cualquier cosa amapola y pegajosa con letras que no te hagan ensar. Quisiera poder dar una opinión más cool y decir que escucho solamente Nick Cave o Sisters of Mercy, pero soy un aburrido.

?Conoces Sudamérica?

Algunos amigos estuvieron en Chile por un tiempo y lo amaron. Todo lo que he escuchado es que las personas son atractivas y que la comida es maravillosa. ¡Y creo que esas ya son razones suficientes como para visitarlo!