Cargando galería...
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”
Isaac Díaz: “Una foto no es un momento cualquiera”

A Isaac Díaz le gusta documentar su vida. Cargando una cámara de fotos analógica y una de video Sony DV bien básica, consigue imágenes “ruidosas” e imperfectas de estilo VHS, alejadas diametralmente del HD.

 
A pesar de su juventud, no se ha dejado arrastrar por las nuevas tecnologías pero usa los medios sociales online para difundir su obra: en su canal de Youtube sube videos breves de -quizá- sus conquistas, de sus sesiones como Vj o de piezas artísticas con distintos significados y temáticas, de sus viajes, etc.; en su Tumblr y Facebook puedes ver sus fotos de gente que duerme en la calle, o de los fans que acuden a ver un partido al estadio; en su cuenta de Soundcloud puedes escuchar algunos de sus sonidos,… Experimenta constantemente con las texturas y la estética digital del error, construyendo un relato alrededor de cada pieza y de los cuerpos o espacios que retrata o filma.

isaac days

Isaac es chileno pero reside en Buenos Aires, donde cursa la Licenciatura en Artes Multimediales en la Universidad Nacional de Arte UNA y fue seleccionado video joven argentino en la Bienal de Arte de Buenos Aires 2015. Hemos hablado con él acerca de su estilo, su historia y su obra…

¿Cuál es tu formación y tu trayectoria dentro del videoarte y la fotografía?

Comencé estudiando cine. Fue ahí donde aprendí todo lo que sé sobre fotografía. Nunca me interesaron los relatos lineales, ni los soportes tradicionales. Entonces decidí venirme a estudiar Artes Multimediales a Argentina, una carrera que tiene un toque de audiovisual pero enfocado al video experimental, web e instalaciones interactivas que mezclan tecnología con sonido y video. Desde acá comencé a exponer en pequeñas galerías y mandar mis laburos a concursos y festivales. Así gané un par de certámenes muy importantes de video arte, como es la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires, que se expuso en Matucana100 el año pasado y el Festival de la Universidad Nacional de Arte, incluso proyectaron algunos de mis videos en Madrid, donde hice una colaboración para el documental “Jóvenes cuerpos y Postdictadura” que grabamos en Chile con Quiela Nuc.  Mi ultima exposición se titula “Shorts” y es una colectiva itinerante de tres artistas internacionales: Leo Adef (España), Fabro Tranchida (Argentina) y yo (Chile).  La subtitulamos “Antología de Pibes” ya que los tres laburamos con la temática de los jóvenes y el homoerotismo. En esta expo incluimos fotografía, video, instalación y una performance el día de la inauguración. en mi tiempo libre suelo hacer de VJ en fiestas y eventos de arte.  




Exhibes tus videos y fotos en las redes sociales (Facebook, Tumblr, Youtube), ¿por qué usas ese tipo de plataforma de difusión y no otra?

El espacio formal del Museo se ha vuelto un lugar difícil para los artistas emergentes, tenés que postular a convocatorias de pequeñas galerías, e ir haciéndote una carrera y si no eres mínimamente conocido, los curadores no te dan bola.

En Tumblr o Youtube tenés plataformas a modo de galeria virtual, en la web armás un concepto, es tu avatar, al entrar en tu página o ver un videoclip musical la gente te conoce como sos y lo que hacés, asi es fácil cazarte la onda, tu estilo o tus intereses. Además el nivel visual de los consumidores de arte web es bastante exigente y lo mejor es que gente de todo el mundo te puede conocer. Aunque para mi sigue siendo mucho mas importante la curatoría institucional de la galería. Es como la gente ve tu laburo expuesto en el museo de arte moderno MAMBA*  en un contexto mucho mas serio. No en la pantalla de 16″ pulgadas de la computadora. Me parece mas interesante ir a una sala vacía y sentarte en silencio frente a la proyección. No podés saltarte el video ni zafar, tenés que entrar en mood si o si. 

Tu estética VHS y 8mm me recuerda a otra época, la del nacimiento de esta generación de millenials que ahora no sabemos vivir sin un smartphone. ¿Es por nostalgia, por gusto personal, por ambos?

Más que por gusto, fue circunstancial y terminó por convertirse en mi estilo de vida. Cuando llegué a vivir a Buenos Aires no tenia teléfono celular ni cámara digital. Así que una amiga de Noruega me regaló una cámara que había heredado de su padre, una Ricoh analógica de bolsillo, demasiado piola. Compré un par de rollos, los revelaba y los escaneaba en la facultad. Después heredé una HI8 que era de mis viejos. Para esos años ya era difícil conseguir cintas para cámaras, así que re-usaba cintas viejas y las digitalizaba. Estaba estudiando y pagando el alquiler, ni a palos me alcanzaba para comprarme una cámara digital HD. Ahí comenzó todo. Con el tiempo conseguí otras cámaras usadas y un grabador de sonidos, nunca tuve necesidad de tener un smarthphone, con el teléfono de casa e internet me basta. Mando postales a mis amigos en el extranjero o fanzines por correo.



Me mantuve bastante analógico hasta ahora, más que nada por un estilo Povera y obviamente si sos un toque oldschool te gustan los casettes, rebobinar una cinta, o desempacar un vinilo, solo por el gesto de apretar un botón y darle play. Me parece bastante distante la cultura digital de la inmediatez. Obviamente uso Facebook y Googleo todo el tiempo, pero yo crecí buscando en Enciclopedias. Así que más que nada es por gusto personal.

Exploras temáticas callejeras y sociales; el graffiti, el skate, la gente que duerme en la calle, los fans que ven el futbol, etc… ¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?

Y me gusta retratar la juventud contemporánea. Somos re jóvenes, callejeamos todo el tiempo y la quebramos de noche, estamos viviendo esta etapa de nuestras vidas en que todo nos deslumbra.
para mi la fotografía debe ser documental. Trato de reflejar lo que me rodea. Me atraen los colores de la fiesta, de los grafittis, me hace flashar andar en skate, en subte, mis amigos, el barrio en el que vivo, el equipo de futbol al que sigo. 

isaac days

Exploro esas temáticas porque las busco, es intencional, aveces cuando tengo tiempo libre me propongo ir a lugares en la periferia que no conozco. y que la mayoría de los turistas no se atreve a ir. Me tomo el tren y voy hasta la ultima estación, o elijo documentar al “CDE” -un equipo de futbol que esta en acenso en la B metropolitana-, voy a las villas de Bajo Flores, al barrio de la Paternal, aprovecho de sacar fotos y alentar al equipo un par de fechas. Es una especie de turismo social, documental. Pregunto como llegar y conozco gente del lugar. 
Así saqué gran parte de mis fotos y entablé una amistad con los skaters de Barracas o rochos cartoneros que pasados de pasta base duermen alrededor de la estación Constitución, me siento con ellos, compartimos un faso, conversamos y pregunto si les puedo sacar una foto.      

Tienes una vertiente más poética en tu videoarte con voz en off que recita textos, ¿de dónde surgen esas palabras y como las unes con las imágenes?

Conocí una movida de escritores argentinos contemporáneos que para mi son re capos. Leo un montón y me gusta ir escuchar a los pibes nuevos rapeando en lecturas de Poesía. Estuve haciendo ejercicios en un taller literario con Manuel Alemían: textos que disparan imágenes e imágenes que disparan textos. Así intercambiando con amigos literatos de capital pensamos en algunas colaboraciones de Videopoesía.



Hice “Correría” con Deni Rodriguez y “Ahora” con Mariano Blatt. El próximo video será con la escritora Mara Pedrazoli. Al leer sus poemas flasheo imágenes, luego me junto algunos días con ellos, callejeamos y grabamos lo que salga. El ritmo lo mantengo como la métrica de las oraciones o estrofas, haciendo cortes. Es bastante similar a la edición de un videoclip, pero con el beat de la poesia. 

¿Con qué equipos trabajas para obtener esa imagen con ruido y esa estética? ¿Nos hemos vuelto un poco locos en la búsqueda por la imagen nítida y perfecta?

Laburo con una cámara analógica Ricoh y una cámara de video Sony DV, aveces experimento con VHS y ahora estuve probando con Kodaks descartables, que dan una imagen bien borrosa y es lo que más me gusta. 

isaac days

A mi lo digital me interesa bastante poco, la fotografía es un proceso real de impresión, luz y química, es algo que ocurre. Deja manchas, tiene textura y grano.
La analógica de bolsillo que tengo es muy básica pero a mi me encanta, no es reflex y no tiene fotómetro, hay que calcular la exposición y la distancia focal al ojo. El resto es encuadrar rápido y sacar la foto en el momento preciso ya que solo tenés 36 disparos por rollo que no podés desperdiciar. Aveces a la cámara le entra un toque de luz y destiñe la foto o cuando escaneás un negativo que esta baqueteado se ven las pelusas y el polvo. 

Ahora con el avance de las tecnologías digitales la cámara integrada en tu teléfono celular tiene una muy buena resolución, pero la gente quiere sacarle fotos a todo y no siempre la intención es lo que importa; sacan 20 fotos y eligen una que la pasan por un filtro de Instagram. Se perdió el lado documental del registro, antes la gente usaba sus cámaras para grabar un cumpleaños o para retratar las vacaciones. Para mi la foto no es un “momento cualquiera” y la imagen perfecta poco tiene que ver con el HD. Es como percibís ese momento que para vos es único, la composición, exposición, la conexión entre el fotógrafo y lo retratado. Y la única manera de guardar ese momento de manera física es hacerlo es a traves de la cámara. 


isaac days

¿Cómo ves el panorama artístico en Argentina? ¿Es difícil vivir de esto?

Argentina esta en un momento medio complicado, hay un cambio de paradigma en el gobierno y una inflación que crece en un 500%. Pero el país es fuerte, ha pasado por crisis tremendas, como en el 2001. Como en todas las crisis la gente respondió con mucha fuerza, de esa energía que nace de la necesidad salieron pequeñas galerías de arte, como la mítica “Belleza y Felicidad”, editoriales independientes y sellos discográficos. En la actualidad son los que la llevan en la movida cultural. Algo parecido a lo que está pasando en Chile con la generación “post dictadura”, nosotros, nuestros amigos estamos re surgiendo y están saliendo cosas nuevas

Argentina y Latinoamérica es un panorama gigante que se concentra en las capitales, siempre hay inauguraciones interesantes y muchas galerías interesadas en lo que está haciendo la gente joven. Jóvenes que vivieron esta ultima década de kirchnerismo en un país amable, ingeniándoselas desde la necesidad, como pasó en Cuba. Ahora con el nuevo gobierno la cosa se vuelve a poner complicada económicamente pero ya desde el neoliberalismo. Y uno como artista de alguna manera tiene que vivir de eso, participando en convocatorias, en concursos de video o fotografía internacionales, residencias, becas… Con suerte ganas alguno o te compra una obra un coleccionista. Sino sobrevivís como sea.