Cargando galería...
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen
Ilustraciones de cuento, por Eero Lampinen

Scrawl-eerolampinen
Hay tres cosas comunes en todas las ilustraciones del finlandés Eero Lampinen: la estética de cuento infantil, las referencias a la cultura pop, y la nostalgia que impregna las situaciones que recrea y sus personajes. Con esos puntos de encuentro, se entremezclan muchos elementos extraídos de la naturaleza, como flores en todas sus formas, animales, insectos, bosques, así como criaturas de fantasía como sirenas o gigantes. Pero no te dejes engañar, estas imágenes no son para niños.

eero-lampinen_05
El espectador queda atrapado por los trabajos de Lampinen al reconocer su cotidianidad en objetos y prendas de vestir, pero de repente se encuentra rodeado de la extrañeza de una escena artificial llena de elementos tenebrosos. Lampinen también muestra una gran ambigüedad entre las fronteras de lo humano y lo robótico en los sujetos hieráticos que dibuja, que parecen ajenos a lo que pasa a su alrededor, incluso hostiles.

eero-lampinen_04
El resultado es quizá fruto de un imaginario nórdico que proviene de la famosa mitología nórdica, repleta de gigantes, elfos, y otras criaturas, siempre muy arraigados a la naturaleza, en este caso, contrastados con los avances tecnológicos de la modernidad.