Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Los estudiantes de periodismo lo aman. Y como no? Escribir olvidando para siempre la supuesta objetividad; nadar en LSD sin culpa por días, semanas, meses; despertar para tomarse un whisky y mandar al editor algunas historias drogadas que luego se convertirán en películas y libros.

Hunter S. Thompson se transformó en personaje del periodismo porque hizo todo lo que quiso, sin límites ni culpas. Hoy, se cumplen 7 años desde que se disparó la cabeza con un rifle Winchester Marine. Estaba aburrido, el cuerpo ya no era el de antes y menos el mundo.

En su nota de despedida, publicada por Rolling Stone (la revista que publicó algunos de sus mejores reportes), decía que ya había vivido 17 años de más. Y tal como siempre deseó, se murió, porque quiso, no porque le llegara la muerte.