Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Dang Viet Nga es el nombre de la arquitecta que diseñó este edificio, que suele aparecer en guías turísticas asiáticas -sean o no especializadas-, y que ha recibido varios reconocimientos, como el del diario chino People’s Daily, que lo eligió entre los diez edificios más bizarros del mundo. No viene al caso discutir aquí el concepto de “bizarro” que tendrán en China, pero valga el ejemplo como muestra de la fama que se ha hecho esta construcción.

“Y no es para menos”, es el cliché que viene aquí. Que mi falta de creatividad sirva de contraste para el exceso -si es que existe tal cosa- del que goza esta doctora en arquitectura de la Universidad de Moscú, que conduce su trabajo de una manera propia, lejos de los planos en papel milimetrado. Dang crea pinturas, y luego contrata a artesanos locales para que las transformen en elementos estructurales de la edificación.

De esta manera levantó esta casa de huéspedes, en la que, dentro de un diseño general que se asemeja a un árbol, se unen figuras que evocan plantas, animales, hongos y otras formas inspiradas en la naturaleza. Y en Antoni Gaudí, por cierto, según la propia autora.

Detallista hasta el extremo, la vietnamita se preocupó de poner su sello en cada rincón, pero tuvo la humildad de rebautizar la casa a medida que cada vez más visitantes empezaron a dejar de referirse a ella como Hang Nga, identificándola simplemente como Crazy House.

Inaugurada en 1990 en la ciudad de Da Lat, Crazy House recibe cada año a miles de turistas que quieren conocer más de esta obra, que cuenta con diez habitaciones particularmente diseñadas y ambientadas. El siguiente video recorre en cuatro minutos algunas de las partes más llamativas de la casa.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=WwGoKctEacM&feature=player_embedded#at=90[/youtube]