Felicia Simion viajó por Rumania, su país natal, fotografiando los edificios, casas y paisajes que encontraba. Las imágenes que tomó en este recorrido le permitieron formar un retrato geográfico de lo antiguo y lo moderno, para plantearse, finalmente, si el significado de “hogar” ha cambiado. Lo que antes era símbolo del núcleo familiar, un espacio vital protector que preservaba la energía de los que lo habitaban, una fortaleza, ahora es quizá solo un lugar funcional, un no-lugar, que transitamos durante un tiempo para que luego lo ocupe otro u otros.


Mediante estos collages entre imágenes nuevas y viejas, entre lo rural y lo urbano, Simion nos muestra su idea de hogar y como ha evolucionado eso en su cabeza.