Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Si nos quedamos sólo con su propia presentación, tendríamos que limitarnos a decir que Ohlmer ama el diseño y la parte de la famosa saga en la que Luke le dice al emperador: “Nunca me entregaré al lado oscuro. Ha fallado, su alteza. Soy un Jedi, como mi padre antes que yo”. Así por lo menos se auto sintetiza este alemán en su propia web.

Y aunque nos parezca más genial que anecdótica su forma de definirse, tenemos que decir un poco más. Porque hace rato que Falko Ohlmer está en el radar de Joia, por lo que ya iba siendo hora de hacerle una mención.

Nació en 1977, en un poblado pequeño cerca de Göttingen, pero desarrolla su carrera desde Hamburgo, donde está radicado. Estudió diseño en su patria, en la Universidad de Ciencias Aplicadas (Fachhochschule) de Mainz, y también en Australia, en la Swinburne National School of Design Melbourne. Y aunque no siempre la gran cantidad de estudios es sinónimo al éxito, en el caso de Ohlmer ese camino le dio trascendentes frutos.

Se acercó al diseño en primer lugar a través de una banda en la que tocaba, para la cual creó carátulas y posters, basándose sólo en su instinto. Pero una vez que completó sus estudios, empezó a trabajar con varias agencias de diseño en campos tan diferentes como los deportes, la música, la cultura y la moda. Ahora tiene su propio estudio, enfocado principalmente en el mundo de las revistas, como Neon, Die Zeit Campus y Computer Arts.

A continuación algunas creaciones que dan cuenta de las diferentes facetas de su obra, que además de diseño gráfico e ilustración, incluye también tipografía.

Mezclando códigos infantiles que se transforman en vectores sofisticados, al mismo tiempo que la espontaneidad de las formas con modelos más racionales, Ohlmer actualmente abarca incluso el ámbito del vestuario, con su propia marca de ropa, Le Sucre.