Fab Ciraolo

Varios | Por hace 2 años.
Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Artista sin exposición (cuyo trabajo se ve en todo el mundo)
Chile, Santiago. 1981
fabianciraolo.blogspot.com.es

Por Mario Cuche.

No le tengo mucho miedo a ‘robar’, es lo mismo que pasa con un dj

Si cada número de JOIA ha llegado a constituirse en un evento que queda marcado en el calendario, la presentación de esta, la edición 24, tiene un doble mérito para esa distinción: junto con la publicación de nuestra querida revista, orgullosos y sonrientes propiciamos también la primera exhibición de Fabián Ciraolo, ilustrador que está redefiniendo la idea de “pegarse un salto”, pasando de dibujar en revistas de bajo tiraje en Chile a ser requerido por Snoop Dogg.

Y aunque ese es sólo un ejemplo de la clientela que toca a su puerta, y aunque vive de la venta de sus creaciones, y aunque de diversos países vienen a Santiago a entrevistarlo, nunca se había realizado una exposición, muestra o exhibición pública de su trabajo en el mundo real, fuera de internet. Hasta ahora.



La carrera de Fabián en sus propias palabras: “Yo he dibujado toda mi vida y cuando salí de Diseño Gráfico ya estaba trabajando como ilustrador, y de ahí me dediqué 100% al dibujo. Estuve como un año sin pega. Lo ideal habría sido entrar a una agencia, pero yo nunca voy a trabajar para una agencia, no quiero hacerlo. Y estuve en mi casa haciendo varias cosas, me llegaban peguitas por ahí, hasta que me empecé a hacer un poquito más conocido y trabajé para editoriales, libros. Hasta que tuve que hacer un stop, pensar en lo que estaba haciendo, qué es lo que quería hacer, y empezaron a salir todos estos dibujos que estoy desarrollando ahora. Y no paré, me hice conocido y ahora puedo estar haciendo proyectos súper entretenidos”.

“Me tocó dibujar para una revista de niños chicos, el poster de la abeja, cosas así. Yo pensaba que ser ilustrador era eso, te guiaban en todo; era muy estúpido porque se suponía que el que sabía dibujar era yo, y hay tipos que te corrigen y no saben nada. El tiempo que trabajé en eso sufrí harto… Pero ahora que puedo trabajar con empresas más grandes, extranjeras, me doy cuenta de que estaba súper mal, que eso pasa acá en Chile, porque yo pa’ fuera trabajo y me dejan hacer. Dejan ser al artista, valoran la mano del artista, y en Chile no pasa eso. Acá te hacen dibujar lo que ellos quieren y que se vea como si lo dibujó tal persona. Una cosa súper rara.”

Un cliché entre particularidades



Fabián Ciraolo cumple con el raro cliché de haber sido dibujante de nacimiento. Todo lo demás es bastante particular en su carrera, desde su técnica hasta su ascenso en la escala del reconocimiento. Pero detengámonos un momento en el cliché: “Mi primer cuadro lo vendí a los diez años. Yo siempre estaba dibujando, y un día vino un amigo de mis papás, y mientras todos conversaban yo empecé a dibujar a este tipo. Después mi mamá lo vio, lo llamó y se lo mostró y él me lo compró. Me lo habrá comprado en diez lucas, no sé, pero para mí fue súper heavy porque era la primera vez que me pasaban plata por un dibujo, siendo que dibujar para mí era algo tan natural, que hacía todo el día, que me pasaran plata fue heavy, raro”.

Desde muy chico su papá le regaló lápices y lo llevó a exposiciones. “Es que la verdad a lo único que le pegaba era al dibujo, era lo único que me interesaba realmente desde que yo tengo recuerdos, cinco, seis años. Cuando iba a alguna parte no llevaba juguetes, llevaba lápices. Mis dramas eran por ejemplo en el colegio cuando la profesora de arte me decía que el sol era amarillo y no azul, y yo pensaba ¿por qué no puedo pintarlo azul?”.

Esa tendencia infantil por el uso de colores “impropios” –por ejemplo en el pelo de sus personajes– se mantiene hasta hoy. El fundamento: “Tenís que preguntarte por qué no, no más. Es tan simple como eso”.

Aunque sus trabajos podrían calificar como elementos de ilustración tanto como de diseño, él es claro en negar cualquier aspiración como diseñador. Otra diferencia con muchos de sus colegas, que suelen ampliar el número de rótulos asociados a su arte. “Yo soy ilustrador, no hago diseños. Dibujo, pinto, esa es mi profesión, a lo que me dedico. Tampoco me gusta mucho llamarme artista”.

Sampleando dibujos



“Yo encuentro que está súper permitido. O sea, a ver, si yo voy a ‘robarte’ algo para repetirlo idéntico, la estoy cagando. Pero si yo voy ‘robar’ tu cuestión y voy a generar una cosa nueva, atractiva, a lo mejor mucho más atractiva de lo que está ahí, es completamente válido, eso es lo que yo pienso. No le tengo mucho miedo a ‘robar’, es lo mismo que pasa con un dj. Sí, es súper buena analogía esa, pero tenís que generar algo nuevo y dar otro tipo de mensaje”.

Las caras de Picasso, Frida o Dalí; logos de bandas, cabezas de dibujos animados clásicos; papeles murales del Persa y cosas sacadas de algún rincón de internet. Todos esos elementos pueblan sus creaciones y ya quedó claro lo que Fabián piensa de su uso.

Se nos acaba la entrevista y falta una de rigor: “Uso spray, témpera, acrílico, lápices de colores, carboncillo, café y soya. Cuando tengo listo el dibujo lo paso al computador”.

Pero es más entretenido terminar con uno de sus próximos proyectos. Fabián Ciraolo –quien autorizó divulgar esta información– saldrá a las calles a poner lo suyo en las murallas de Santiago. Su determinación la expresa con el espíritu del street art: “Si me llevan en cana, da lo mismo”. Corta.