Cargando galería...
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice
Entrevista: Manolo Pérez de la Rosa – Helice

Hace tres años y medio que aterricé en este hermoso país y él fue una de las primeras personas que me abrieron las puertas de su casa. Escritor de graffiti, creador de una de las revistas digitales más influyentes sobre el graffiti, no solo en Sudamérica sino a nivel internacional, diseñador, surfista y conocedor de los rincones más underground de la capital chilena. Desde hace un año y medio, empresario. Su marca Hélice se posicionó como una de las firmas independientes chilena con más proyección en el panorama. Hace unos días me reservó unas horas de su tiempo y, junto a Nicolás Rojas, tuvimos la oportunidad de echar una conversación súper entretenida y enriquecedora.

DSC_2143
Manolo, cuéntanos ¿por qué creaste Hélice? ¿Por qué la marca en ese momento?

Bueno, la marca nació porque yo ya había trabajado con distintas marcas de afuera. Con la mayoría, lo único que hacía era venderle dibujos, imágenes, diseños, como quieras llamarlos. Siempre quise tener mas control de la produccion, mas alla de enviar los dibujos y olvidarme de ellos, quería mas control sobre las prendas, tamaños de estampados, etc.
Otro de los motivos fue que me di cuenta que en Chile no existía el tipo de ropa que mis amigos y yo siempre andábamos buscando, entonces vi como una oportunidad de mercado. Pienso que hay mercado para una marca con las características de Helice aquí en Chile.

– Desde que creaste la marca, tu eres la única persona que se encarga de manejarla. Desde el escritorio hasta las salas de producción y la venta final. ¿Qué dificultades has encontrado para la creación y desarrollo de la marca? Y ¿qué diferencias has visto con respecto a otras marcas que conozcas de otros países?

Lo más importante es que en Chile, en general, veo que la gente no aprecia tanto el “producto nacional” como puede ser en otros países. Conozco varias marcas en España y para los españoles, o los europeos, el hecho de que sea una marca de allá y fabrican “do it yourself”, les da un valor agregado que no he visto que se considere aquí. Gracias a internet, cuando viajé a Europa, me di cuenta que Helice tenía un “hype” creado allá muy importante. Me pidieron ropa en Madrid, Barcelona, Cádiz, Sevilla, Paris, Köln… se valora mucho el trabajo y el esfuerzo que hay detrás de una marca independiente. Aquí en Chile, según mi experiencia, creo que pasa un poco lo contrario. La gente no termina de confiar en los productos locales y ve una compra mas segura, adquiriendo ropa gringa que sus amigos ya conocen.

Aparte del mercado, mi marca la llevo yo solo e imagínate como es el tener que diseñar, producir, estar encima de proveedores, llevar redes sociales, papeleo, pagar IVA… No tengo conocimientos en contabilidad y, si no hubiera sido por mi madre en la creación de la empresa, me hubiera vuelto más loco todavía. Podría decirse que “soy desde el que paga las cuentas, hasta el que trapea el piso”. Dificultades varias y carencia de infraestructura que pronto espero que cambie.

De hecho todo este esfuerzo debería verse reflejado en el precio de cada prenda y la gente debería entenderlo como tal, ¿no crees?

Es muy complicado. Pronto quiero lanzar un vídeo de la producción de una polera, desde el diseño hasta la puesta a la venta, para que la gente pueda ver todo el amor y el esfuerzo que hay detrás de una simple polera.

– ¿Creaste la marca pensando en el mercado streetwear? ¿O querías ligarte más al mundo de la moda?

Para mí la moda tiene mucho más que ver con el tema de las tendencias, pasarelas, etc. No creé una marca de ropa para ir a lo que la moda dictaminara en cada momento. Igual me influye, como a todo el que esta en este mundillo, pero yo busco tener unos patrones más clásicos, con pequeños toques de “modernidad”, una identidad propia. Si tu compraste alguna prenda mía cuando empecé y comprarás algo ahora de la nueva temporada, verás que el corte es muy parecido. Hay pequeños cambios en el diseño o en los materiales pero el patrón principal de la prenda, es el mismo.

Mi mercado si está enfocado más al “streetwear”, aunque si veo que en Chile hay una carencia importante de tiendas. High Life Store es probablemente la tienda más influyente de streetwear en Santiago y está en una galería comercial, en un 4º piso y teniendo que pasar por decenas de sex shops antes de llegar a ella. No está a pie de calle. Es normal igual, el mercado quizá ni se da cuenta que existe todavía. Yo conozco tres tiendas dedicadas al streetwear en Chile y las tres están en galerías comerciales (y una de ellas vende ropa falsa).

Yo pasé gran parte de mi infancia en una tienda de surf/skate/snowboard, aprendí muchas cosas, tanto de la vida como de moda, de diseño, como de deportes, incluso aprendí a bailar… era un lugar donde los mas grandes enseñaban a los mas chicos. Había una mini ramp (que no se paga por usar), vídeos mostrándose constantemente, skaters profesionales, demos de productos, etc. Eso aquí se ha perdido. Hay demasiada cultura de mall en Chile. Entra, compra y sale. Insisto, hacen más falta tiendas como la de Pablo y mucho más apoyo para esta gente que piensa en darle cultura a la gente dentro de su propio negocio. Hay que crear más cultura en este país y dejar de aprovecharse tanto de la poca que hay.

DSC_2187

– ¿Qué piensas de la cantidad de marcas que están apareciendo en Chile? ¿Crees que hay una estabilidad en el mercado?

No, estabilidad no existe. Estamos todos arañando como podemos. No creo que haya nadie que está viviendo de esto. Ropa en Chile siempre se ha fabricado, quizás ahora el público es mucho más abierto, pero aún así creo que, debido a lo que hablábamos antes de la falta de confianza del público hacia el mercado independiente, no hay una estabilidad.

Hay un mercado muy cerrado. Muchos proyectos textiles y pocas marcas. Con proyectos textiles me refiero a que existe mucha gente que estampa poleras y las vende pero no hay muchas marcas que se dedique a fabricar sus propias prendas. Dentro del género donde se mueve Helice podemos destacar a la gente de Las Cosas Simples, Lapsed, Black Shades, Most Wanted… pero no existe un mercado grande ni una continuidad de temporadas que es lo que diferencia una marca de ropa con un proyecto textil. En lo que yo conozco al menos

– Viendo como funciona el mercado de la ropa aquí, ¿qué objetivo tienes como marca?

Yo creé la marca a través de una idea y esa idea va a prolongarse en el tiempo hasta que deje de gustarme. Quizás más adelante no sea Helice, o Helice vaya para otro lado, pero mi marca es más que una aventura textil. Ojalá todo vaya bacán y pueda seguir aprendiendo con lo que estoy haciendo. Mi objetivo nunca será hacerme millonario, pero si la plata viene porque mi idea está funcionando, bienvenida sea.

Ojalá el aprendizaje me lleve a contactar con otras marcas, a dirigir otros proyectos textiles… como te digo, seguir creciendo y aprendiendo de esta aventura en la que me metí hace ya unos años. No tengo un camino marcado.

– En el caso de que tu marca se hiciera grande; todos conocemos lo que ha pasado con marcas que han empezado desde abajo, como la tuya y después la gente ha criticado esa falta de compromiso inicial. Firmas como Supreme, DC, Ecko se han hecho gigantes gracias a su esfuerzo, pero la gente las critica por haberse “vendido”. ¿Cuál es tu visión al respecto?

No sé, es simple. Las cosas evolucionan. Todo evoluciona y no quito que más adelante, con el tiempo, mi marca cambie. Puede ser que a la gente que me apoyaba al principio no les guste pero yo tengo que estar contento con lo que hago, independientemente de lo que se lleve en cada momento.

Las reediciones siempre van a existir y quizás tu hayas tenido la polera hace ya 15 años o más, pero después de todo ese tiempo, también tiene que haber gente que pueda disfrutar de lo mismo que tu pudiste disfrutar en su momento. No sé, es un tema cíclico y si la gente se aburre de lo que estoy haciendo porque Replay me ha comprado la marca y la viste más gente de lo que la vestían antes, pues mala suerte. Mi marca no deja de ser un negocio, una empresa y tiene que dar beneficios. Yo, como Manolo Pérez, tengo que vivir y me iré adaptando a lo que venga, la gente puede decir lo que quiera pero “real reconigze real” y créeme que si Ripley me llegase a comprar la marca y dejarme de director creativo, o meramente comprarme la marca, inventaría una marca alternativa que tenga bases bien parecidas a las de Helice y que esos que opinan que me he vendido, puedan comprar sin tener que verla en los malls.

DSC_2081

– Antes me comentabas que Helice no es un proyecto textil, sino una marca, ya que tu creas los patrones, seleccionas telas, creas los diseños… en definitiva, creas los productos desde cero. ¿Tienes conocimientos de corte y confección o has estudiado algo relacionado con la moda?

Nunca estudié nada relacionado con la moda. Mi formacién es de diseñador y artista plástico. Esto, hasta cierto punto, ha sido una ventaja para mi. He tenido la suerte de contar con gente que me ha ayudado en lo que es moldes y cortes y así he podido aprender muchísimo. Pero muchas veces pasa que la gente que estudió algo se limita en lo que hace por todo lo que les han enseñado en sus escuelas. Yo no tengo los límites ni tabúes en ese sentido.

Me pasó por ejemplo cuando viajé a trabajar con una marca extranjera. La persona encargada de los tallajes y patrones había estado toda su vida con los mismos moldes y no podia entender que se los quisiera cambiar. Me encontré con mucho “no se puede”, “esto es imposible”… Al final todo se puede, es cuestión de querer hacerlo, pero si te enfrentas a las cosas con conformidad y miedo, es normal que no salgan.

– Hemos tenido la oportunidad de ver algo de la nueva temporada que lanzarás muy pronto y en ella podemos ver muchas referencias a los mariscos chilenos. ¿Cuál es la relación que tiene Hélice con Chile, siendo tu de origen español?

Yo encuentro que Chile tiene muchas energías. Tiene desierto, bosques, glaciares, y sobre todo tienen un gran océano al frente que me enamoró cuando llegué a este país. A mí me encanta salir de Santiago y cuando estoy fuera creo que me encuentro con lo que es el verdadero Chile. Solo encuentro esa esencia en los barrios más antiguos de Santiago y es triste porque encuentro que la ciudad esta en fase de renovación y en vez de fomentar y preservar el patrimonio están gastando plata en construir centros comerciales.
Intento rescatar esa esencia. Por ejemplo el picoroco es un bicho que solo se encuentra en Chile, de mejor sabor que la Langosta, y se vende a precio de huevo. El Santiaguino no ve esas cosas.

Yo me siento mucho más nacionalista que muchos chilenos que viven en Santiago.
El mar chileno es hermoso. Tiene ese color mercurio, es frío, tiene mucha relación con el invierno, por eso quise rescatarlo para mi próxima temporada. Es hermoso ir a Constitución y poder acampar, hacer surf, conversar con pescadores y que te pasen los moluscos a manos llenas, sin preocuparse de la plata… eso es Chile!

– Cuéntanos si ha habido interés por otras marcas o eventos relacionados con el streetwear o la moda.

Pues con TNSR siempre ha habido contacto. Hace poco mas de un año les propuse hacer una colección cápsula de unas 20 prendas (Verano2013/2014). A mi ese proyecto me sirvió mucho; fue como ir a la U otra vez durante un mes y medio, aparte que estaba en Lima que es una de mis ciudades preferidas.
Por otro lado lanzamos con la gente de Semilla una colección de gorros en la que los dos aprendimos muchísimo. Son proyectos en los que más que sacarle un beneficio económico se aprende mucho, y no solo sobre el mundo texil, desde desarrollo de marca, a como ser mejor empresario, etc.

– ¿Cuáles son tus influencias?

Mis influencias, más que el internet y lo que va saliendo, es todo lo que vi al crecer. Siempre me ha llamado la atención la ropa de trabajo como Dr. Martens, Carhartt, Dickies, Spiewak, Alpha Industries… de chico también me encantaban las marcas de surf mas alternativas como Volcom, Stussy, Freshjive… son cosas en las que me fijaba pero obviamente nunca pude tener (madre soltera, etc, etc, etc). Las tengo muy presentes cuando diseño y siempre aplico esos archivos de memoria para adaptarlos a las necesidades que hoy en día busco en la ropa.

DSC_2208

– Por último, ¿te puedes aventurar a dejarnos un TOP de las prendas que creas que son esenciales para este otoño/invierno? Y también dejarnos un TOP con esas que prendas que de chico te marcaron tanto como para que, hoy en día, decidieras crear tu propia linea de ropa.

Pues para este invierno: unos buenos bototos. Ya sean Dr. Martens, Timberland, etc. Cualquier bota que pueda luchar contra el frío y la lluvia. Un buzo bueno de franela gordita, el año pasado Nike saco un buzo de franela waterproof, habría que probarlo. Mmmm básico también unas Nike Free2 waterproof, que sea elegante pero a la vez te deje correr, salir en bici, algo para la vida cotidiana… una chaqueta formal; asi tipo Montgomery, o Barbour y otra chaqueta técnica mas casual tipo North Face o Patagonia, que puedas llevar con ropa más de día a día. Para terminar, unos Levi’s, 501 de los de toda la vida. Mi vida en invierno esta regida por el concepto “salir de la cama y seguir “calentito” y cómodo todo el día”. Esa es la idea.

Y de la ropa que más me marcó: mis primeras Dr. Martens, que estuve insistiéndole a mi madre durante varios años hasta que las conseguí, unas zapatillas running, de esas con la punta levantada -primero básico mis amigos tenían y yo no, la silueta de esa zapatilla me persigue hasta el día de hoy-, mis primeros pantalones Carhartt, que eran durísimos pero al final conseguí domarlos; y por último un polerón Starter y un gorro flexfit de los Green Bay Packers -mis primeros articulos de ropa comprados por mi- me los compré en cuarto básico -con 11 años- y los conserve hasta hace poco.

Pueden seguir las novedades de Helice en Facebook, Twitter e Instagram.
Muchas gracias a Manolo Pérez por la tarde y a Nicolás Rojas por las fotos.