Cargando galería...
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike
ENTREVISTA: Wasafu, el primer chileno en colaborar con Nike

Con motivo del Latin Heritage Month (Mes de la Herencia Latina) en Estados Unidos, Nike ha rendido homenaje a la otra parte del continente (la del sur) a través de sus artistas con el pack de zapatillas “Los Primeros”. Uno de los invitados a colaborar con la marca es el chileno Wasafu, quien rediseñó uno de los modelos más emblemáticos de la marca, las Air Max 1, desde su punto de vista y estilo. Inspirado por los pueblos nómades de la Patagonia, concretamente por los onas, también conocidos como selk’nam, el artista urbano con una larga trayectoria en el mundo del graffiti, dio forma, color y textura a su versión de las zapatillas. Así, las pinturas corporales ceremoniales típicas con las que los onas cubrían su cuerpo, recubren también el modelo de las Air Max 1 en forma de rayas verticales blancas, y otras formas geométricas en tonos grises completan el dibujo impreso en el cuerpo de la zapatilla. Wasafu consigue, con su modelo “Nomad”, desprender el concepto latino de los clichés y trasladarlo a sus raíces gracias a un gran talento y al trabajo junto a una gran marca.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿dónde naciste?, ¿cómo fue tu infancia y adolescencia? ¿dónde y qué estudiaste?, ¿cómo te metiste en el mundo del graffiti?

Nací en Santiago de Chile en diciembre de 1986. Mi desarrollo y crecimiento siempre estuvo muy ligado a la calle, con amigos del barrio bien metidos en el hip-hop y el skate. En el spot donde nos juntábamos venia gente de todos lados e influencias bien distintas y en esa mezcolanza apareció el graffiti. Todo comenzó a agarrar forma cuando no pude tomar más clases de artes plásticas en mi colegio por motivos de conducta. Ahí fue cuando mi búsqueda personal, derivada de la necesidad, se con-virtió en lo que es ahora mi vida.

Encontré en el graffiti algo que había perdido, y siendo un estudioso de muchos estilos, derivé a la arquitectura. En ese punto de mi vida estaba trabajando mucho 3d y realismo. El manejo de volú-menes se me hacia fácil, gracias a la soltura por años de ejercicios en base a letras. Unos 12 años atrás leí por ahí en google algo de “…el sabio, correcto y magnífico juego de volúmenes bajo la luz.”, y dije cacha! Siempre me ha gustado crear y construir, y la palabra arquitectura me resonó toda la vida. Sin entender mucho en el mundo que me adentraba, ingrese a la escuela de arquitectura de la Universidad Católica.

¿Cuáles son tus influencias y principales referentes?

Mis referentes por lo general son medios teóricos, sin querer serlo. Me gusta extrapolar conceptos de diversas áreas y ver como funcionan en un proyecto que estoy desarrollando. En cuanto a influencia directa, hay algunos artistas que vienen de graffiti como yo, que están trabajando sin parar. Eso es lo mas atractivo para mi. Mantenerse con hambre y trabajo constante.

Si tuviera que mencionar referentes, sin duda la constancia de Felipe Pantone viene a mi mente inmediatamente, como algo muy cercano. Richard Serra, Roberto Matta, Tinker Hatfield, Le Corbusier, Pablo Picasso, Jean-Michel Basquiat son personas con las que me gustaría sentarme a conversar; si se pudiera claro.


¿Qué proyectos destacarías de tu trayectoria ya sea por la repercusión que tuvieron, por que te gustaron especialmente o porque fueron una experiencia personal especial?

La primera pieza que hice, sigue allá arriba. Sin tener idea de nada fuimos con un amigo y nos agrandamos con un muro de unos 10 metros a medias. Esa constante búsqueda de más, sin saber en qué te estas metiendo, pero siendo capaz de resolver problemas es lo que me enamoró de esto. Súmale cruzar la calle y ver la obra final por primera vez. Uno planea algo, pero todo está dispuesto a ser cuestionado o modificado en el camino. Nada es absoluto.

De los últimos años, el mural para la Copa America de Arturo Vidal fue un gran paso. Hace muchos años que no trabajaba realismo con spray, volver a ello fue un lindo rencuentro. Y que mejor que en 5 pisos. Ese muro abrió la comunicación con la gente en Nike y desencadenó lindas sorpresas como la pieza para el Nike Kicks Lounge de Costanera, donde conocí varios personas que son muy amigas hoy. Una de esas fue el link a esta colaboración.

Has estado involucrado en algunos talleres de graffiti, ¿cómo enfocas la enseñanza de este arte callejero?

Mmm… comienzo con la historia. Puede ser la parte mas latera para algunos alumnos que lo único que quieren es pescar la lata, pero es tu contexto. Para entender donde estar parado hay que remontarse un poco hacia atrás, donde todo comenzó. Afuera y localmente. La conversación que se da es bien directa. De tu a tu. Todos traen “mochilas” distintas con las que hay que trabajar. Pero la búsqueda no va por el lado de imponer estilos definidos de graffiti clásico, sino ayudarlos a buscar su propia verdad. Pretendo que se lleven la técnica trabajando con buenos materiales y los más precarios también. 1 mes de un taller no te llevará a encontrar tu estilo o corriente, pero si será una guía teórica que puedes consultar y agregar a tu mochila que trajiste.


En JOIA hemos debatido con varios artistas del graffiti, como Felipe Pantone, sobre la presencia de esta disciplina en museos o galerías y la diferencia entre el graffiti callejero y el que se expone. En definitiva, la relación entre arte y graffiti. ¿Cuál es tu punto de vista acerca de todo esto?

Para mi es sencillo, es el observador/usuario el que define eso. Tu pasado, conocimiento y contexto te hace resonar de una u otra forma con algo, elevándolo a la categoría de arte o algo mundano como hojas de otoño en el suelo. El graffiti es libre. Es muy difícil cazar algo libre y mostrarlo bajo otro juego de reglas. Pienso en un puma por ejemplo. No implica que muchos no lo intenten.

Háblanos de la experiencia de diseñar las Air Max 1. ¿Por qué el nombre “Nomad”? ¿Cómo llevaste a cabo la investigación para hacer el diseño?

Fui contactado por un amigo argentino que tenia contacto con gente en Oregon, directo en el Campus de Nike. Me explicó que buscaban armar un proyecto, pero nada muy claro. Una larga llamada por teléfono de 5-6 horas con Rachael en Jordan Brand y teníamos algo muy potente planeado, artistas, historia y contexto.


El desarrollo fue caótico (risas). Los plazos eran muy ajustados para poder presentar una primera propuesta y corregir detalles. El pack lleva el nombre de “Los Primeros”, haciendo referencia a los primeros habitantes latinoamericanos y a las primeras siluetas que marcaron un antes y después en la marca. A propósito del Latin Heritage Month que se celebra del 15 de Septiembre al 15 de Octubre en Estados Unidos.

Me dieron libertad creativa. Habría que aprobar con “Legal” después, pero mientras tuviera una historia potente íbamos a estar bien. Había confianza. En cuanto al nombre a decir verdad, ni idea. Fue algo que apareció publicado en la página, imagino que tomado de la presentación de quienes fueron los selk’nam, su historia y exterminio el siglo pasado que entregué, para explicar el por qué de mi diseño.

A modo de anécdota, hubo 2 diseños rechazados antes de éste final, todos con un punto de partida Selk’nam. Tuve que explicar la importancia y contexto de algo que no parecía “latino”, casi alienígena en una presentación que me integró de vuelta en el equipo que prácticamente armamos 2 personas esa noche. El contexto lo es todo. Una vez entendido, se transformo en la pieza clave del diseño y discurso del Pack en general. “No somos lo que esperan que seamos, otro estereotipo.”


¿Estás contento con que una marca internacional te haya contactado para una colaboración? ¿Qué significa para tu carrera sobre todo entendiendo tu relación con el mundo de las zapatillas?

Claro que si. Fue un sueño que siempre tuve, y se dio sin buscarlo. Un lindo tropiezo. Hace un tiempo tuve la idea de pintarme cuadros de “grails”, es decir, zapatillas inalcanzables tanto por su valor o por simplemente su dejo de existencia con el pasar de los años. Una cosa llevó a la otra y acá estamos, con una colaboración de mi marca favorita de zapatillas bajo el cinturón. Es lindo como se desarrollan algunas cosas cuando trabajas con pasión.

Sinceramente no sé a donde escalará esto. Las zapatillas se han estado acumulando en mi vida por muchos años. Lo veo como un hito sin duda. Por otro lado, me gusta tener un complemento con el que se pueda jugar. El arte y el diseño siempre han estado a un paso de cruzar caminos.


¿Qué proyectos de futuro tienes en mente?

Ligado al tema calzado, tengo Andrómeda en pausa hace un tiempo, mi propia marca. Comenzó como un proyecto sin fines de lucro; un qué pasaría si pudiera diseñar un calzado desde cero. Una utopía cada vez más cercana.

Por el otro lado, muros, viajes y quién sabe. Tengo ganas de construir algo hace un rato, quizás un pabellón para experimentar un poco. Algo de la arquitectura que se construye, mas que la que se pinta. Pero tiempo al tiempo.