Cargando galería...
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”
Entrevista al ilustrador Joey Rex: “encuentro algo hermoso en algo tradicionalmente feo”

Cuando ves las ilustraciones monstruosas de Joey Rex (Miami, 1993) por primera vez se te vienen a la cabeza algunas de las creaciones de la factoría Ghibli. Sus criaturas son horrendas y espantosas, pero muestran sentimientos y podríamos, incluso, encariñarnos con ellos. Con una fuente de inspiración clara en el anime y la fantasía japonesa, Rex, ha centrado sus ilustraciones en un estilo que le acercan al cómic y le hacen merecedor de nuestra atención, y quizá de la tuya también.
 
¿Cuándo empezaste a dibujar y cómo terminó siendo esto tu trabajo?
 
He dibujado desde que tengo memoria, al menos desde los 5 años. Mi mamá solía dibujar cosas en las paredes de mi habitación, como los monstruos de Where the Wild Things Are, esa fue, probablemente, mi inspiración inicial. Desde que tenía unos 10 años supe que quería ser “artista”, así que tomé cursos avanzados de Arte durante la media y finalmente fui a una escuela especial de arte en Miami, llamada Design and Architecture Senior High (DASH). Era muy similar a ir a la universidad ya que estudiaba una carrera y me estaba preparando para trabajar profesionalmente en un campo creativo. Ahí estudié Diseño Gráfico antes de saber que quería ser ilustrador. Luego me mudé a Nueva York y estudié ilustración en la School of Visual Arts (SVA), que me proporcionó los conocimientos y recursos para comenzar mi carrera.
 

Dibujas “monstruos” a veces conviviendo con seres humanos, de un modo similar al Studio Ghibli. ¿Es esa tu manera de crear un mundo ideal o todo lo contrario? ¿Cuál es el concepto detrás de la creación de estos terroríficos mundos y personajes ficticios?
 
Un mundo lleno de monstruos para mí es un mundo ideal, mucho más interesante que el mundo en el que vivimos. Me siento atraído por las formas orgánicas e ilimitadas de los monstruos y su desafío a la lógica. Un tema subyacente que intento seguir en todo lo que hago es encontrar algo hermoso o encantador en algo tradicionalmente visto como feo o siniestro. Me veo muy reflejado en las personalidades de mis criaturas, algunas mucho más que otras, así que supongo que podría decir que algunos de ellos son autorretratos exagerados.


¿Cuáles son tus principales influencias y referencias artísticas?
 
Mis fuentes de inspiración principales son los dibujos animados, los cómics, los videojuegos y las películas de terror. En cuanto a las referencias artísticas, mis profesores universitarios, Yuko Shimizu y Chris Buzelli, tuvieron un gran impacto en mi trabajo y desempeñaron un papel importante en llevarme a donde estoy ahora. Otros artistas que me gustan son Tomer Hanuka, McBess, Victo Ngai, Alex Pardee, Akira Toriyama, y ​​Moebius.

¿Para quién trabajas habitualmente? ¿Cuáles han sido tus principales clientes?
 
Inicialmente quería ser un ilustrador editorial enfocado en las revistas, por lo que la mayor parte de mi trabajo profesional ha sido en ese sector. Sin embargo, ninguno de esos trabajos lo puedes ver en mi portafolio porque quería cambiar mi estilo radicalmente así que reemplazé todo para lograr entrar en una industria diferente. La mayoría de las ilustraciones que actualmente se encuentran en mi sitio web son de carácter personal, sin comisión.


¿Cuál es tu proceso creativo desde la solicitud del cliente hasta la ilustración final?
 
Primero hago una lluvia de ideas e investigo sobre el tema sobre el cual gira la solicitud, entonces intento hacer pequeños esbozos en miniatura. Mi primera ronda de bocetos casi siempre es basura, por lo que el primer día termino frustrado o cansado. Al día siguiente, después de descansar bien, miro los bocetos con la mente clara e intento verlos desde una perspectiva diferente. Ahí es cuando surgen buenas ideas. Una vez que un bosquejo es aprobado por el cliente, lo vuelvo a dibujar en un tamaño más grande en lápiz y tinta sobre el bolígrafo. Por último, escaneo mi dibujo y hago todo el color digital en Photoshop.
 
¿Hay algún dibujo que hayas hecho que sea tú favorito o sea especial por algún motivo?
 
La pieza que considero más especial para mí se llama “Skating Through NYC“. Es sobre la libertad que sentí cuando me mudé lejos de mis padres a Nueva York, y la confianza que me dio hacerlo. Es también mi primera pieza sobre el skateboarding, que ha sido mi pasión desde que tenía 12 años.


¿Cuáles son tus planes de futuro?
 
Hay muchas industrias en las que creo que podría trabajar. Siempre he querido diseñar tablas de skate, así como dibujar portadas para cómics, o hacer diseños para prendas de vestir. No descarto nada, por el momento. Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa siempre que pueda seguir dibujando, que es lo que me gusta realmente. Sobre todo, quiero seguir mejorando mi técnica y mi arte para ir engrosando mi portafolio.