Wikipedia nos ayuda un poco con esto: Fotobook, Photobook o Fotolibro es un libro que contiene un conjunto de imágenes fotográficas con un cierto orden y relación, en el que puede existir texto. El contenido fotográfico tiene un peso relevante que se potencia con el diseño, grafismo, tipografía y demás elementos de impresión.1 El producto comercial que recibe este nombre normalmente se refiere a un fotolibro que puede ser creado mediante herramientas digitales y enviado para su impresión a la empresa comercial remotamente.”

Para los que no estén familiarizados con el fenómeno del photobook, deben saber que tiene más de 200 años de historia, y su aparición se remonta a los inicios de la fotografía. Los eventos más recientes en los que destaca este formato editorial van desde los photobooks radicales japoneses de los años 60 y 70 que mostraban un nuevo tipo de fotografía alineada ideológicamente con la izquierda evitando las plataformas de publicación habituales controladas por el gobierno, hasta los libros de propaganda Modernista de los años 30 y 40. En su libro “The Photobook: A History Volume I”, Martin Parr y Gerry Badger hacen una introducción a la importancia e historia del formato por las relaciones que generan entre fotógrafos de todo el mundo.

Con el fin de promover el photobook y dar a conocerlo como formato en distintas partes del mundo, nace 10×10, una organización sin ánimo de lucro responsable de la publicación “CLAP! Contemporary Latin American Photobooks: 2000-2016”, en la que Ricardo Báez ha participado como diseñador y co-curador. Hablamos con él para que nos cuente un poco más sobre el proyecto.

¿Qué es CLAP! y cómo surge este proyecto?

CLAP! 10×10 Contemporary Latin American Photobooks nace como una “sala de lectura” de photobooks que muestra 130 photobooks latinoamericanos contemporáneos creados entre el 2000 y el 2016. Esta iniciativa sin fines de lucro se lanzó en la PGH Photo Fair en el Carnegie Museum of Art de Pittsburgh que tuvo lugar del 13 al 15 de mayo de 2016 y se mostró en la Aperture Foundationde Nueva York del 2 al 5 de noviembre de 2016 antes de concluir en el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH), del 2 al 3 de marzo de 2017. Todos los libros del proyecto fueron donados a la Biblioteca Hirsch en el MFAH.

Los photobooks de CLAP! fueron seleccionados por 12 especialistas latinoamericanos (en equipos o individualmente), con el objetivo de mostrar al público norteamericano una variedad de libros latinoamericanos recientemente publicados que son difíciles de encontrar en Estados Unidos. Los libros son, además, una prueba de las innovaciones más interesantes en fotografía. CLAP! se presentará en Latinoamérica en la Fototeca Latinoamericana (FOLA) de Buenos Aires el próximo 29 de noviembre y se podrá ver hasta el 3 de diciembre del 2017.


La organización de 10×10 Photobooks, de la que surge esta publicación, tenía interés en los photobooks latinoamericanos hace ya un tiempo e inició una investigación histórica que hizo aumentar ese interés. Latinoamérica tiene una vibrante comunidad de fotógrafos con un número creciente de editores independientes y libreros que siguen experimentando con el medio. Sin embargo, pocas publicaciones se ven en el extranjero. La misión de 10×10 es dar visibilidad a la comunidad global de fotógrafos, y por eso creemos que este es el momento adecuado para echar un vistazo más de cerca a la actual escena fotográfica de Latinoamérica (y de otros lugares) y compartirla con una comunidad tan amplia como sea posible.

CLAP! surge también como continuación de una serie de “salas de lectura” ya realizados por 10×10, la primera fue American Photobooks y la segunda Japanese Photobooks. Aquí puedes ver todas las publicaciones de la organización sin fines de lucro.


¿Qué podemos encontrar entre sus páginas?

El libro CLAP! es una “sala de lectura” (reading room) portátil. Entre sus páginas encontramos los 130 libros que han sido seleccionados por un extenso equipo de curadores. El diseño del photobook trata de reflejar la euforia que se vive actualmente con el género del “fotolibro” mostrando una gran constelación de libros conocidos por algunos pero desconocidos para la mayoría. Todas las imágenes siempre se complementan con declaraciones del curador que seleccionó la obra así como ensayos de Luis Weinstein y Joaquim Marçal F. de Andrade, ambos grandes expertos en torno al fotolibro latinoamericano contemporáneo.

Detrás del libro está 10×10 Photobooks, una plataforma sin ánimo de lucro. ¿Puedes hablarnos un poco más de esta plataforma y de quién más ha trabajado en la creación del libro?

10×10 Photobooks es una organización sin fines de lucro con la misión de fomentar el compromiso con la comunidad global de photobooks a través de su apreciación, difusión y comprensión. Fundada en 2012, 10×10 se construye como una multi-plataforma que celebra eventos en relación a los photobooks, incluyendo “salas de lectura”, publicaciones y asociaciones con organizaciones e instituciones artísticas. 10×10 se compone de Olga Yatskevich (co-fundadora), Russet Lederman (co-fundador), Matthew Carson (co-fundador) y Michael Lang.


En el equipo que creó CLAP!:
Edición: Olga Yatskevich, Russet Lederman, Matthew Carson.
Editor asociado: Michael Lang.
Selección de fotolibros por: Ana Casas Broda & Gerardo Montiel Klint, Claudi Carreras Guillén & Iatã Cannabrava, Diana Rangel, Eneka Fernández & Mike Fernández, Julieta Escardó & Nicolás Janowski, Leandro Villaro & Diran Sirinian, Luis Weinstein, Nicolas Wormull, Paula Kupfer, Ramón Reverté, Ricardo Báez, Allegra Cordero di Montezemolo & Rony Maltz.
Fotografías: Phillip Reed, Anna Yatskevich.
Textos en inglés, español y portugués: Russet Lederman, Olga Yatskevich y Matthew Carson. Luis Weinstein, Joaquim Marçal Ferreira de Andrade. Traducción: Sabrina Mandanici, Frédérique Destribats, Pablo Lerma, Katiê Müller, Émilie Hallard, Juanita Solan.
Diseño: Ricardo Báez.
Asistencia de diseño: Andrea Gámez.
Impresión y encuadernación: SYL, Barcelona.

CLAP! es un “photobook”, por lo que incorpora una parte visual y una escrita, ¿cómo se combina el texto y las imágenes en el libro y qué función cumplen cada uno?

El libro CLAP! está en el límite entre ser un catálogo que muestra lo que se exhibió y un “fotolibro” con autonomía propia. La relación entre imagen y texto no es lo que lo convierte en un photobook necesariamente, yo lo definiría más como un “historical photobook”. Es un libro que complementa la historia de la fotografía desde puntos de vista periféricos y que a su vez demuestra a través de su edición o diseño una relación muy visual y narrativa con el contenido, así como lo hace un “fotolibro” habitualmente.


La esctructura del libro CLAP! es sumamente sencilla: arranca con la explicación de la idea de crear el libro y el porque de la importancia de publicar un libro sobre photobooks latinoamericanos desde Norte América. Luego se muestran los libros seleccionados divididos por los distintos curadores que argumentan el porque se su selección y una tabla que contiene todos los datos de cada libro seleccionado. El libro concluye con un índice ilustrado de todo los libros seleccionados.

¿Cómo se ha hecho la selección de los fotolibros latinoamericanos?

La selección la han realizado 12 especialistas, mencionados más arriba. Cada curador o grupo curador ha escogido libros de diferentes países de Latinoamérica.



En el libro se muestra la evolución del panorama fotográfico y editorial de los países latinoamericanos, ¿cómo crees que ha sido esta evolución?

Esta es una pregunta difícil y comprometedora, así que intentaré responderla desde mi ingenuidad… En los últimos 10 años se han producido photobooks de gran calidad en Latinoamérica. Más allá de la calidad fotográfica y editorial, existe un uso mucho más maduro y consciente del medio (libro) como herramienta de expresión tanto para los fotógrafos como para los artistas visuales. En lo que va del siglo XXI, el formato se ha abierto y flexibilizado a contar historias mucho más complejas hablando en términos del desarrollo de la imagen fotográfica en secuencia. Se mezclan contenidos de fotografía de autor con collages, con reapropiaciones o incluso con fotografías de archivo, lo cual expande el photobook como género y es indicativo de un futuro prolífico. La distribución es uno de los problemas que ha hecho que la edición latinoamericana de “fotolibros” no llegue a donde debería llegar, por lo que las redes sociales se han convertido en el mejor distribuidor de libros y todos los autores o editoriales independientes ya están sacándole el mejor provecho posible a estas plataformas.